Si vuestra respuesta a nuestro título de hoy es un sí, estáis de suerte porque seguro que os interesan las líneas que vienen a continuación. Si de lo contrario no sois de los afortunados, no estoy muy seguro de que os interese leer los spoilers… ¡Allá vosotros!

Han sido meses y meses de laarga espera. No tanta como el archimencionado Winter is coming que no da llegado, ni tampoco como el eterno vacío de contenido de Mad Men, pero sí la suficiente como para acrecentar las expectativas que consiguieron con aquella famosa última escena de la Khaleesi y su nuevo amiguito. En la madrugada del domingo al lunes vio la luz la esperadísima segunda temporada de Juego de Tronos – o de Game of Thrones, como menos rabia os dé llamarla – y aquí estamos nosotros puntuales a la cita para comentar la jugada.

Si habían cerrado ciclo con infinidad de frentes abiertos, da la impresión de que ahora tenemos todavía más. La decapitada ausencia de Ned Stark cae en el olvido cuando terminas de ver este capítulo y su figura se antoja prácticamente prescindible. ¿Qué personaje sería imprescindible? Pocos, pocos… Lo cierto es que antes de comenzar a verla, una amiga ya me había advertido de que al señor George R. R. Martin no le iba a temblar el pulso para mutilar gente con el fin de mantener el interés. Solo así se explica la caída de figuras carismáticas como “Boromir” o el imponente Khal Drogo.

¿Cuántos caerán en la segunda temporada?

Mejor no saberlo, porque perdería toda la chicha el cuidado producto de la HBO. Tal vez el joven déspota Baratheon, cuya crueldad solo parece tener un mínimo de remedio con la mediación de la hija Stark y de Tyrion, tan oportuno como siempre. Ahora que nuestro enano favorito – ganador de todo un Emmy por si se os había olvidado – es la nueva mano derecha del Rey, puede que comience a florecer algo más que soberbia en la cabeza del rubiales. O no…

Frentes varios de guerras en el horizonte. Los hermanos Stark siguen dispuestos a vengar la muerte de su padre, y cuentan con el comodín de tener todavía al guaperas de Jamie como prisionero. La señorita Khaleesi tiene todo para ganar si nos centramos en sus dragones, pero teniendo en cuenta que no tienen ni dientes, la espera se antoja larga y tediosa, sobre todo en el medio del desierto que atraviesa su cada vez más pequeña expedición. Por otro lado, Stannis también parece querer reclamar lo que es suyo. ¿Alguien da más? Pues alguno nuevo aparecerá, que de momento todavía somos capaces de hilar todos los miles de retales del argumento sin perdernos. O eso creemos nosotros, claro.

Más que figurantes

Y también quería hacer referencia a los secundarios. Hemos vuelto a ver a Sibel Kekilli, aquella ex actriz de cine erótico-festivo – a la que conocimos en la alemana Contra la pared – que interpreta a Shae, la lover interesada de Tyrion Lannister. Y además Juego de Tronos está más Skins que nunca, y es que hasta dos miembros de la primera generación de la popular serie británica se dejan caer en el episodio. El primero es Joe Dempsie – Chris en Skins –  que hace de hijo bastardo del anterior rey y que acompaña a la joven Arya en su viaje a cualquier otra parte. Ya lo habíamos visto con su peculiar asco artesanal en alguna escena de la primera temporada, aunque parece que chupará más minutos de cámara a partir de ahora. La segunda es Hannah Murray – conocida como la extravagante Cassie – a quien podemos ver ejerciendo de hija-esposa de un trastornado del norte. Su presencia es más bien testimonial, pero cualquiera como yo que la reconozca por su anterior papel se llevó una alegría.

.

Y ahora es el momento de que vosotros nos contéis si os llevasteis también una alegría con el capítulo o no. ¿Mereció la pena esperar tanto tiempo para ver el 2×01? ¿Echasteis algo en falta? Tal vez más acción, más violencia, a Ned Stark… ¡Contádnoslo aquí!

.

.

Y recordad que también puedes seguir todas nuestras novedades cómodamente a través de:

Facebook: Quién te ha visto y quién TV

Twitter: @YquienTV

E-mail: quientehavistoyquientv@gmail.com