Nadie puede negar que las salas de cine cada vez están más vacías, que los precios de las entradas son cada vez más caras —no digamos palomitas y demás—, que los productoras made in Spain cada vez lo tienen más jodido y que la piratería tiene el mejor escenario para quitarle terreno al cine visto por medios legales. ¿Y qué podían hacer los responsables del país para que esto mejorara? ¿Aumentar las subvenciones? ¿Fomentar el uso de canales alternativos de visionado del cine? ¡Nada de eso! Sin comerlo ni beberlo, el sector cinematográfico, junto con el resto de sectores que conforman la oferta cultural de nuestro país, ha visto como el IVA que se le venía aplicando ha dado un salto brutal de un 8% a un terrorífico 21%. Un nada desdeñable incremento de más del 200%.

Veía más que justificado que la cultura se pudiera beneficiar de un trato preferencial respecto a otro tipo de consumo con un IVA más reducido, al igual que el IVA super-reducido prima los alimentos de primera necesidad frente a otros más “selectivos”. Y precisamente esta es la palabra que a partir de ahora tendremos que aplicar al acto de ir al cine. Desde ahora, pasará a ser una actividad elitista, una delicatessen para aquellos que puedan y quieran pagar una entrada inflada con la subida. Si ya antes con el IVA al 8% el sector del cine en España estaba como estaba, ¿hacia dónde nos va a llevar esto? Todos lo sabemos más que bien.

¿Somos los culpables?

El problema es que, encima de tener que ser nosotros los que nos traguemos el sobreprecio que desembolsaremos cada vez que pasemos por taquilla, seremos también los que nos tragaremos los discursos del ministro en cuestión y del presidente de no-sé-dónde diciendo que el cine español está más que mal y que la culpa es nuestra, que somos unos piratas. Cierto. Parte de culpa la tendrá la gente que se beneficia del sector yéndose de rositas sin dar ni las gracias, pero con este nuevo “recorte” son ellos los que están abocando al cine y al interés cultural de la sociedad al fracaso.

¿Y qué ganamos con todo esto? Cines cerrados, menos producción española, incrementos desmesurados de la piratería, amenazas de distribuidoras americanas de no vender en España más dvds y lo peor, menos gente viendo cine. A lo único que podría beneficiar esta reclasificación del IVA aplicado al sector del cine es a ese mercado alternativo a las salas, como el alquiler on-line, que puede que gane ese empujoncito que le faltaba en nuestro país. Pero por lo demás, mal vamos.

.

.

Y recordad que también podéis seguir todas nuestras novedades cómodamente a través de:

Facebook: Quién te ha visto y quién TV

Twitter: @YquienTV

E-mail: quientehavistoyquientv@gmail.com

.