No solo de películas facilonas vive la industria cinematográfica. Existe otro tipo de cine, el que ni llena las salas ni arrasa en taquillas. Es el cine raro, experimental, el que muchos tachan de culto y pocos se atreven a ver. En este ranking os proponemos una lista de 10 películas sesudas y de argumento enrevesado que invitan más a reflexionar que a disfrutar.

.

10.- AMER, Hélèn Cattet/Bruno Forzani, 2009

Esta coproducción belga-francesa es puro cine experimental que bebe del giallo. Los diálogos brillan por su ausencia en esta película que nos presenta la vida de una niña que es observada desde la cerradura de una puerta por una misteriosa mujer vestida de negro a la que nunca ha visto la cara. ‘Amer‘ es una cascada de imágenes filmadas a golpe de sensaciones que pretende, más que explicar una historia, que el espectador se sumerja en un pasaje surrealista lleno de sensualidad, intriga y terror. La forma en detrimento de la lógica. Cattet y Forzani, que consiguieron el premio New Visions en el Festival de Sitges ’09, son la muestra de que todavía hay muchos caminos que recorrer en el cine.

.

9.- TRASH HUMPERS, Harmony Korine, 2009

He debatido internamente si debía o no incluir esta cinta en la lista. No por si se ajustaba o no al contenido del ranking, sino porque tengo serias dudas de que se pueda considerar que la cuarta obra de Harmny Korine sea cine. Voy a estrujarme el cerebro para intentar hacer una sinopsis más coherente que la propia película: un grupo de tres jóvenes, disfrazados de ancianos, apalean y fornican con todo objeto inanimado que se cruza por su camino mientras son grabados por un amigo con una cámara casera. No os voy a decir que no la veáis, pero si lo hacéis sed más listos que yo y no os la traguéis enterita, porque con los primeros 20 minutos os sobrará para ver que esta cosa no lleva a ninguna parte.

.

8.- 2 o 3 COSAS QUE SÉ SOBRE ELLA, Jean-Luc Godard, 1967

El director Jean-Luc Godard, uno de los abanderados de la nouvelle vague francesa de los 50, tiene en su haber una filmografía, digamos, para intelectuales. A menudo, sus películas no son más que discursos ideológicos lanzados al espectador a través de sus personajes. En ‘2 o 3 cosas que sé sobre ella‘ —donde ella es la ciudad de París—, los actores trabajaban sin un guion previo y sin ensayar, ya que el propio Godard les decía a través de un pinganillo qué tenían que decir y hacer en el momento en que se estaba rodando. El resultado fue esta película que narra la llegada de los nuevos tiempos a la Francia de los 60 desde el punto de vista de una madre de familia que se prostituye para sobrevivir en un país inmerso en la locura inmobiliaria y consumista. Interesante e innovador experimento, pero en absoluto apto para paladares comerciales.

.

7.- INLAND EMPIRE, David Lynch, 2006

Cuando la vi me pregunté si Lynch hizo esta película a sabiendas de que nadie la iba a entender, y francamente me decanté por el sí. Sus nada menos que 176 minutos de metraje son un viaje a la deriva de la incoherencia y de la incomprensión. Y lo peor es que ‘Inland Empire‘ no es una excepción en su lista de oníricas películas. No sé si lo suyo será una evolución del cine o una tomadura de pelo, pero lo que no podemos negar es que el director americano rema a contracorriente. Hay que verla para entender que hay cosas que no se entienden.

.

6.- PAPRIKA, Satoshi Kon, 2006

Este anime japonés, basado en una novela de Yasutaka Tsuitsui, es toda una muestra de que la imaginación no tiene límites y, si los tuviera, no bastaría el raciocinio para enmarcarla. Es un viaje a través del subconsciente onírico en un Japón futurista en el que un grupo de investigadores han desarrollado un dispositivo para navegar de forma consciente a través de los sueños, que pretende servir útilmente al análisis y de la detección previa de traumas psicológicos. En ‘Paprika‘, realidad, sueños y vigilia se entremezclan creando un mapa que desorienta más que orienta. No obstante, y aunque para entenderla no baste un simple visionado, tiene una agudeza visual pocas veces vista en el cine de animación que os hará disfrutar.

.

5.- 2001, ODISEA EN EL ESPACIO, Stanley Kubrick, 1968

O la adoras o la odias, no hay término medio con ‘2001’. Si le preguntas a 100 cinéfilos, 60 te dirán que es una rayada intelectualoide y 40 que es una película llena de simbolismo y que hay que bucear para encontrarle el sentido. Pero que no os engañen esos 40 porque, en verdad, 35 nunca la han entendido y afirman hacerlo para quedar bien. Sea como fuere, pretenciosa o sublime, lo cierto es que verla es una experiencia irrepetible. Consejo: no recomendable para las horas de la siesta ni para los amantes del cine dinámico.

.

4.- ANTICHRIST, Lars von Trier, 2009

El enfant terrible del cine contemporáneo bien se merece un hueco en esta lista de películas rompecabezas. El realizador danés es conocido por su turbulenta personalidad, una personalidad que sin duda impregna en sus trabajos. En la perturbadora ‘Antichrist‘, un psicólogo y su mujer, que han perdido a su hijo en un accidente, deciden aislarse en una cabaña en el bosque para superar el trauma. Pero, lejos de marcar un punto de inflexión, la estancia allí se convierte en un infierno cuando la naturaleza y la mujer comienzan a comportarse de manera extraña. Von Trier, que admitió haber hecho esta película inmerso en plena depresión por el fallecimiento de su hermana, nos presenta una cinta llena de simbolismos bíblicos y mensajes subliminales que poco ayudan a seguir el hilo. Le gusta ser raro a Lars.

.

3.- UN PERRO ANDALUZ, Luis Buñuel, 1927

El debut cinematográfico de Luis Buñuel fue uno de los más celebrados de la historia del cine. Llegó de la mano de otro señor que quizás os suene, un tal Salvador Dalí. ¿Os imagináis qué pudo surgir de ese tándem, no? Pues surrealismo puro.Un chien andalou‘ fue su carta de presentación al séptimo arte y toda una declaración de intenciones. Desde el primer momento sus creadores tuvieron como máxima, más que contar una historia coherente, estimular el subconsciente del espectador. Por ello, desechaban cualquier idea que aportara sentido a las imágenes, basándose la mayor parte del film en idea concebidas en sueños. Quien intente entenderla está perdiendo el tiempo.

.

2.- ALPS, Giorgios Lanthimos, 2011

No sabemos si Lanthimos —creador de la laureada ‘Canino‘— pretende hacerlo, pero sin lugar a dudas está consiguiendo que el público le ponga la etiqueta de ‘director raro’. Sus películas son una mezcla de ocurrencias que rozan el surrealismo y lo absurdo. En ‘Alps‘ nos cuenta la historia de un grupo de aficionados al teatro que tienen una peculiar manera de ganarse la vida: reemplazar la vida de personas fallecidas para que sus familias no noten su falta, todo previo pago, por supuesto. Y por si el argumento no fuera bizarro por sí mismo, los diálogos son puras pajas mentales que, avisados estáis, no os ayudarán a comprender la película.

.

1.- LA MONTAÑA SAGRADA, Alejandro Jodorowsky, 1976

Y bien merecido es el primer puesto para esta película de culto del chileno de origen ucraniano nacionalizado francés Alejandro Jodorowsky. Esto es con lo que te puedes encontrar si le dejas una cámara a un erudito para que juguetee. Una historia que nos presenta la búsqueda de la inmortalidad por parte de un grupo de semidioses que pretenden conquistar el universo. ‘The holly mountain‘ es una amalgama de conceptos tan profundos como díficiles de digerir. Es el videoarte hecho film. Una obra desconcertante, inquietante, inexplicable, inaudita, original, icónica, pretenciosa, exasperante, interesante, provocadora, metafórica, alegórica, tediosa, inteligente, imaginativa, inusual, irreverente, intrigante, intensa, divertida, crítica, satírica, brillante, zozobrante, inédita y, sobre todo, irrepetible.

.

Aquí está nuestra propuesta. Sí, somos conscientes de que dejamos muchas películas llenas de rareces en el tintero. ¿Cuáles añadiríais?