taFringe se despidió el pasado viernes con un doble episodio que marcaba el final de la quinta temporada y también de la serie. Ciencia ficción que nos ha acompañado en la cadena FOX durante cinco espléndidos años. ¿El resultado final? Una montaña rusa de emociones que deja historias y personajes para el recuerdo y la memoria reciente de la televisión. Lo repasamos, y a partir de aquí detalles de la trama y su final.

Fringe había emprendido un camino ascendente durante prácticamente cuatro años, aunque algunos espectadores pusieron pegas a su cuarta temporada que además podría haber contado con un buen final de serie. Pero los creadores decidieron que todavía les quedaba algo por contar y nos han ofrecido una quinta y última temporada que ha servido como epílogo al viaje que han emprendido Olivia, Walter, Peter, Astrid… y compañía durante mucho tiempo.

El listón muy alto

La quinta temporada tenía una misión difícil, debía reconciliar al espectador que había quedado desencantado con el camino que había tomado la serie y darle un cierre satisfactorio a la par que emotivo, pues si a algo está acostumbrado el fringie es a tener esos pequeños instantes de emoción que le hacen vibrar como pocas series lo consiguen.Fringe-5x13-Peter-y-Walter

Hablamos de una serie que siempre ha sido de personajes, y sobre todo de relaciones entre ellos. Los guionistas son los primeros que han tenido presente esta premisa a lo largo de la producción y, aunque nos han ofrecido grandes y excelentes dosis de mitología, ahora era tiempo de decir adiós, era el momento de sus protagonistas y de la despedida más humana.

Hablando de la importancia de los personajes y entrando en los dos últimos episodios, la relación Walter-Peter es la que ha decidido el curso final de los acontecimientos; la escena en la que este descubre la última cinta de Walter y su último secreto, ha sido una de las más emotivas del capítulo y ha dado las claves al espectador para comprender que siempre se trató de ellos, del “error” que cometió Walter al cruzar entre universos y que al mismo tiempo le ha permitido tener los mayores instantes de felicidad junto a Peter. Un precio que le ha costado caro y que siempre ha pensado que debía pagar.

review Fringe 5x11 5Error que también cometió de otro modo September -revelado finalmente como Donald- y que una vez más se ha reducido a una relación padre-hijo (tema central de la serie), el apodado Michael. Ellos también han tenido su desenlace -algo más trágico- y posterior redención de September.

Y todavía hay más

No me olvido de Astrid, secundaria de lujo en la serie, en muchas ocasiones un refuerzo clave -que también se ha ganado legiones de seguidores- y a la que quizá no hemos podido desgranar y descubrir tanto como nos habría gustado, pero eso no nos ha privado de tener con ella y con Walter uno de los momentos más sensiblerosdel final. Confieso que he llorado, y es que todos pensamos, transcurrida la serie y tantas cosas, que Astrid es un nombre precioso tal y como apunta Walter.

La otra gran protagonista es Olivia, la excepcional agente Dunham que junto a Peter ha tenido que llorar la pérdida de su hija Elle -dos veces-. La lucha contra los Observers desde el momento en que ella es asesinada ha tenido ese objetivo; su recuperación. Restablecer este futuro post-apocalíptico y privado de libertades, reiniciar los hechos y volver a esa vida. Ese famoso instante con Peter y la pequeña Elle en el parque es el happy ending que contenta a los sufridores fans de Fringe.

También hemos pasado por over there una última vez, porque merecíamos despedirnos de unos personajes que fueron tan importantes un tiempo atrás. Altivia y nuestro Lincoln, el cual comprobamos que finalmente encontró la felicidad en el otro universo junto a ella.

fringe_513_6

Conclusión

¿Final perfecto? No lo creo. ¿Épico? Tampoco. ¿Final emotivo? Absolutamente. ¿Coherente? En cierto modo. ¿Final por y para los fans? Para un servidor eso es lo que cuenta. Las series son para las personas que han estado allí días tras días y se han hecho a los personajes y sus conflictos más propios que nada. En ese sentido, el final de Fringe es una despedida estupenda a una serie que ya se ha hecho un lugar -o ha dejado un vacío- en el corazón de los más fieles.

Y al final lo que nos queda son muchas emociones y sensaciones distintas, un complemento de personajes que quedarán en nuestra memoria… Ah, y una imagen, la imagen del dibujo de un tulipán blanco que tiene un significado muy claro y justifica todos estos años de fidelidad: creer en lo que hemos vivido, creer en Fringe.

 

Solo queda dar las gracias, igual que ellos nos las dan a nosotros en este emotivo vídeo.