Y después de haber analizado el resto de las categorías gordas, hoy es el turno para valorar las posibilidades que tienen cada una de las nominadas a Mejor Película. Ya solamente resta un día para que todas nuestras quinielas encuentren un ganador. ¿Será Argo reestableciéndose la paz con los académicos por la ausencia de Affleck en la dirección? ¿Serán Lincoln o Los miserables? Veamos qué opciones tienen las nueve protagonistas de la noche.

.

La vida de Pi, Ang Lee

la vida de pi, panorámica

Al director asiático no le tembló la mano cuando decidió tomar las riendas de la adaptación al cine del best-seller de Yann Martel. Su mano está presente a lo largo del film visualmente más poderoso de 2012 y es ahí donde radican sus opciones, sin descartar la adecuada banda sonora. La historia del joven indio que viaja a la deriva con su tigre Richard Parker es sin embargo mucho más que un cúmulo de efectos visuales y posee un trasfondo religioso que da mucho que pensar. Muy correcta, pero sin opciones de ganar. Se conformará con premios técnicos.

El lado bueno de las cosas, David O. Russell

Muchos se sorprendieron con las ocho nominaciones que recibió la cinta del director de The Fighter (2010). Presente en las seis categorías más importantes, esta relación de amor-odio esquizofrénica sorprende por la ligereza con la que se abordan desde la comedia temas tabú como la muerte, el divorcio o los trastornos mentales. Una genialidad que entretiene a todos los públicos y que sacará más de una sonrisa. Lo que no sabemos, es si también será capaz de rascar alguna estatuilla ya que las comedias desgraciadamente nunca son del agrado de los académicos…

La noche más oscura, Kathryn Bigelow

Nació, llegó y se irá con polémica. Kathryn Bigelow, experta en meterse en camisas de once varas, se ayudó de información confidencial para plasmar en la pantalla grande el proceso de caza y captura de Osama Bin Laden. Por si el argumento de esta tensa película no fuese suficiente conflicto, los académicos añadieron un ingrediente más al excluir a la exmujer de James Cameron en la categoría de Mejor Director. Su nombre ha sonado en alguna ocasión para llevarse la figurita, pero sus principales opciones apuntan hacia Jessica Chastain.

Argo, Ben Affleck

Argo, panorámica

Uno de los movimientos más interesantes del pasado curso cinematográfico fue el “efecto Affleck”. La no-nominación de Affleck en la categoría de Mejor Director provocó una infinidad de reconocimientos más por llevar la contraria que por mérito. Buena película con una trama tan original como americanoide que parte como la principal favorita para llevarse la categoría principal. Cine dentro del cine con la CIA como protagonista y el islamismo como sucesor del dualismo Estados Unidos-URSS. ¿Se atreverán a dejar a Affleck también sin este premio?

Lincoln, Steven Spielberg

Los grandes titanes históricos siempre han sido mucho del agrado de la jurásica mentalidad del jurado y el americanismo explícito que encima implica la figura de Abraham Lincoln puede otorgarle ese plus que necesita el arduo largometraje de Steven Spielberg. Calidad incuestionable, producción perfecta como no puede ser de otra manera si hablamos del Rey Midas, pero que lo mismo puede salirle el tiro por la culata si no se alza con su tercer premio a Mejor Director. Es en teoría la favorita a arrebatarle el trono a Argo, aunque con el gafe de este hombre por el medio nunca se sabe.

Bestias del sur salvaje, Benh Zeitlin

La conciencia de los académicos se quedó tranquila al incluir esta cinta independiente entre las nominadas. La ópera prima de Zeitlin, que arrasó en la anterior edición de Sundance, sorprende por su realismo fantástico, por la cuidada escenografía apocalíptica de la naturaleza y por la interpretación de una niña ante la que no se puede hacer algo más que sacarse el sombrero. Cojea en demasiados apartados  como para que nadie se plantee su sorpresa.

Los miserables, Tom Hooper

Los miserables, panorámica

Se fue desinflando a medida que los críticos iban desplumándola. Los primeros planos y el 98% de diálogos cantados que planteó Hooper no fueron muy del agrado para la prensa especializada, que buscaba en “la historia más grande jamás contada” algo más. Aun así, es una de las principales favoritas secundarias pero que puede quedar como una de las grandes derrotadas de la noche. Eso sí, el de Anne Hathaway no se lo quita nadie.

Amor, Michael Haneke

Más que una historia romántica, es una historia de terror. El miedo con el que el realizador alemán refleja la decadencia mental de Emmanuelle Riva cuaja por los poros emotivos del espectador sin caer en sensiblerías baratas. Directa, concisa y tierna hasta decir basta, su Oscar cantado como Mejor Película de Habla No Inglesa le arrebata las posibilidades de ganar aquí también, ya que un doblete es realmente impensable. Muy merecida su presencia y altamente recomendable, por supuesto.

Django desencadenado, Quentin Tarantino

Rara avis del mundo cinematográfico es este señor de Tennessee capaz de aunar las opiniones de público y crítica. Su mensaje reivindicativo sobre los últimos esclavos estadounidenses se adorna con un elenco actoral encomiable, así como de unos diálogos tan geniales e ingeniosos como siempre. El día que Quentin Tarantino perdió el Oscar a Mejor Película por Pulp Fiction (1994) sembró las bases de su futura condena: una sucesión de reconocimientos a Mejor Guion e incontables derrotas en la categoría reina. Esta vez volverá a repetirse el cuento.

.

Y llegó el momento en el que os cedemos la palabra. ¿Cuál creéis que resultará finalmente vencedora? ¿Tenéis pensado hacer quinielas el domingo? ¡Contádnoslo aquí abajo que ya no queda nada para el día grande!