Se acerca la gran fecha que todo cinéfilo tiene apuntada en su agenda, y desde Quién te ha visto y quién TV hemos querido hacer un repaso a las grandes ganadoras del siglo XXI. Algunas fueron esperadas, otras sorprendentes y otras simplemente cayeron en año equivocado.

2000 – American Beauty. Sam Mendes

american-beauty-2

El cambio de siglo al parecer supuso un giro para el criterio la Academia. Parecía mentira que Hollywood pudiera galardonar a una película cuya historia se basa en la infidelidad, inmoralidad y en definitiva, el lado oscuro del sueño americano. Pero así fue, y desbancando a La milla verde, Las normas de la casa de la sidra, El dilema y El sexto sentido, American Beauty consiguió hacerse con cinco estatuillas.

2001- Gladiator. Ridley Scott

La antigua Roma fue la gran protagonista de la gala. Vengar la muerte de su familia y recuperar su honor eran las prioridades de Máximo, un Russell Crowe que se convirtió en el héroe de muchos y se cubrió de fama llevándose también uno de los galardones. Luchando contra Chocolat, Erin Brockvich, Trafic y Tigre y dragón, Gladiator se alzó como vencedora acumulando un total de cinco Oscars de los 12 a los que estaba nominada.

2002 – Una mente maravillosa. Ron Howard

La reciente tragedia del 11-S marcó la edición de esta gala, pero como bien dijo Mercury: “El show debe continuar”, y con más seriedad que nunca, así lo hizo. Casualidad o no, el Oscar a la mejor película fue para Una mente maravillosa, una película cuya base es una enfermedad mental y basada en hechos reales. Compitiendo con la primera película de los libros de Tolkien, El señor de los anillos: la comunidad del anillo, el romántico musical Moulin Rouge, En la habitación y Gosford Park, el film de Howard fue galardonado con cuatro Oscars.

2003 – Chicago. Rob Marshall

De nuevo la seriedad inundó la gala de los Oscar, y es que debido al inicio de la guerra de Irak la alfombra roja quedó cancelada. Aun así, el resurgir del género musical, el jazz y la furia de las mujeres, consiguieron incorporar la alegría suficiente. Chicago, con 13 nominaciones, se hizo con seis Oscars, derrotando a El Señor de los anillos: Las dos torres, Las horas, El pianista y Gangs of New York, sin duda alguna grandes películas las de esta edición.

2004 – El Señor de los Anillos: El retorno del Rey. Peter Jackson

A la tercera fue la vencida. La Academia cedió y por fin la famosa saga obtuvo su recompensa. Quizá fue ese el motivo por el que no solo ganó, sino que arrasó con 11 Oscars, llevándose por delante a la espectacular Mystic River, Lost in traslation y a las menos merecidas Master & Commander y Seabiscuit. Parecía imposible pero finalmente ESDLA se cubrió de gloria.

2005 – Million Dollar Baby. Clint Eastwood

Million_Dollar_Baby

Lo que nuestro gran Clint no consiguió con Mystic River, lo hizo con Million Dollar Baby, una historia de boxeo y superación que se metió a la Academia en el bolsillo con dos estatuillas. Supo sobresalir ante El aviador, Descubriendo Nunca Jamás, Entre Copas y Ray, por no mencionar a grandes olvidadas como Closer, ¡Olvídate de mi! o Antes del atardecer. Y nosotros, ¿cómo olvidarnos del triunfo de Mar Adentro?

2006 – Crash. Paul Haggis

Crash, una película de historias cruzadas, reflejo de la sociedad americana del siglo XXI, derrotó a la que había sido la protagonista de la noche Brokeback Mountain, que a pesar de ser vetada y criticada por muchos Estados norteamericanos, supo marcar un antes y un después. Imponiéndose también a Truman Capote, Buenas noches y buena suerte y Munich, Crash consiguió hacerse con tres Oscars.

2007 – Infiltrados. Martin Scorsese

Y por fin llegó el momento que Scorsese estaba esperando. A las seis de la mañana anunciaron el Oscar a mejor película para Infiltrados, un thriller oscuro con unas interpretaciones excelentes. Fue el primer remake en ganar el gran premio –y otros tres más– venciendo a Babel, Pequeña Miss Sunshine, Cartas desde Iwo Jima y The Queen.

2008 – No es país para viejos. Joel Coen, Ethan Coen

La gran victoria de los hermanos Coen con un thriller violento que llevaba a Javier Bardem como uno de sus protagonistas, no fue ninguna sorpresa. Fue el año en el que un español consiguió su primer Oscar, y seguramente -entre nosotros- sea recordado por eso. No es país para viejos se hizo cuatro premios de sus ocho nominaciones. ¿Sus contrincantes?: Juno, Michael Clayton, Expiación, más allá de la pasión y la mágica Pozos de ambición.

2009 – Slumdog Millionaire. Danny Boyle, Loveleen Tandan

slumdog-millionaire

Sin duda la mejor propuesta de las 5 nominadas. Un premio para un Bollywood transformado en occidental y una historia que gusta, entretiene y llega. Slumdog Millonaire consiguió 8 Oscars, y sus rivales en la categoría principal fueron El curioso caso de Benjamin Button, The reader, Milk y Frost vs Nixon, aunque muchos echaron de menos El caballero oscuro. Y por supuesto, no podemos cerrar el año sin mencionar el Oscar de Penélope Cruz gracias a su interpretación en Vicky Cristina Barcelona.

2010 – En tierra hostil. Kathryn Bigelow

Con el cambio de década llega el cambio en las normas de la Academia. Y es que ahora son 10 películas las que podrán optar al Oscar principal como máximo según estime el intrépido jurado. Después de que se hablase de artimañas para conseguir votos y de que fuese una de las galas más aburridas de la historia, En tierra hostil fue galardonada con seis estatuillas, entre las que destacamos la de Mejor Directora, convirtiendo a Bigelow en la primera mujer en ganar el premio. Avatar, que había roto récords en taquilla, Malditos Bastardos y Up fueron las grandes derrotadas.

2011 – El discurso del Rey. Tom Hooper

Fue el año del protagonismo británico. Hopper se alzó como ganador con El discurso del Rey en una gala en la que homenajearon a las grandes películas triunfadoras en el pasado. La cinta de corte clásico que cuenta la historia de un monarca tartamudo, se llevó cuatro de los 12 Oscars a los que optaba, quedando por encima de La red social, Cisne negro, Origen y Toy Story 3 entre otras.

2012 – The Artist. Michel Hazanavicius

Recuerdos del viejo Hollywood y una ganadora que tenía todas las papeletas. The Artist, la película francesa, muda, en blanco y negro, y con mas glamour que todas las nominadas, se hizo con cinco Oscars. Clásica y a la vez rompedora, consiguió desbancar a algunas como La invención de Hugo –que dio bastante que hablar-, Los descendientes, Criadas y Señoras o Medianoche en París -grande Allen-. ¿La gala? Correcta. Y entonces es cuando decimos lo de siempre… “El año que viene será mejor”.

2013 – And the Oscar goes to…

oscars

Si algo hemos aprendido es que los giros en la Academia año tras año pueden dejarnos con la boca abierta. ¿Qué año creéis que tuvo el ganador menos merecido? ¿Y el más? ¿Echasteis de menos a vuestra película favorita en alguna edición?

.

.