portada de la cuarta faseLa cuarta fase (2009) de Olatunde Osunsanmi es un fraude. Al principio de la película aparecen la protagonista y el director de la película asegurando que esta está basada en hechos reales, y lo que es más novedoso, utilizando material sonoro y audiovisual real acerca de los personajes reales de la historia. Si no la habéis visto os aconsejo que, por la salvación de vuestra alma,  no lo hagáis, pero si no puedo convenceros, vedla con eso en mente, o de otro modo solo querréis pillar un vuelo a Alaska para exterminar a la desgraciada que, en teoría, dio origen a la historia en la que se basa la película.

¿Las pruebas de que la historia es una mentira? Fácil. Busca imágenes de Charlotte Milchard, la actriz que encarna al supuesto personaje real que a su vez encarna Milla Jovovich, o si no te es suficiente, la wikipedia —si es que te fías de ella— tiene una buena retahíla de argumentos desmontándola. Si aun así quieres creer, hay convenciones específicas para gente como tú, y no todas incluyen suicidios rituales.

La cuarta fase, Milla Jovovich

¿Por lo demás? La historia sería poco creíble incluso si el material fuese verídico, el argumento es directamente estúpido, la película no da miedo ni crea sensación de tensión y la protagonista de cintas como El quinto elemento (1997) o Resident Evil (2002) no aporta nada a la cinta. Como ventaja diría que la falta total de interés puede introducirnos en un cálido estado letárgico; pero la utilización del manido recurso de intentar dar sustos mediante subidas exageradas del volumen en momentos en los que realmente no sucede nada de interés, hace que este último consuelo nos quede vedado, también.

La única redención posible, la única forma de restablecer el equilibrio kármiko tras quedar expuesto durante 98 minutos a semejante esperpento, es pediros que no la veáis, no caigáis en el error que caí yo. Salvaros ahora que todavía podéis.

.

Y bien… ¿vosotros la habéis visto? ¿Alguno piensa que es exagerada nuestra crítica y que merece la pena verla? ¡Opinar es gratis!

.

.