Desde que se inventó el séptimo arte, los guionistas, directores y productores han buscado historias originales y únicas, algo que llamara la atención y fuera digno de admirar. ¿Qué hacer cuando las ideas escasean? Nada mejor que mirarse a uno mismo. De eso trata esta recopilación, de 10 cintas realizadas por cineastas mostrando cómo es el mundo del cine. Este subgénero del cine dentro del cine, no es nuevo, pues muchas películas clásicas apostaron por esta fórmula de mostrar sus propios entresijos y conflictos. Ni están todas las que son, ni son todas las que están, pero esperamos que os gusten nuestras propuestas.

.

10. La invención de Hugo (2011), Martin Scorsese

La invención de Hugo, panorámica

Martin Scorsese realizó su primera película apta para todas las edades con un presupuesto y unos efectos especiales que dejaron maravillados a la audiencia y a los miembros de la Academia, que le premiaron con cinco Oscars técnicos. En ella, un niño huérfano, encuentra a un autómata y se dedica a repararlo sin saber que está muy relacionado con los orígenes del cine y, concretamente, con uno de los primeros grandes directores de aquellas películas de principios de siglo XX, el francés Georges Méliès.

.

9. Dioses y monstruos (1998), Bill Condon

En la época de los excesos, durante los años 30 y 40 en los que un escándalo era quizá más interesante que una trama, James Whale adquirió fama por su mítico Frankenstein (1932). Ian McKellen interpreta en esta película de Bill Condon a un anciano Whale que, en sus últimos años, entabla amistad con su jardinero, Brendan Fraser, al que narra sus experiencias en ese siniestro y atrayente mundo de la farándula. De tres nominaciones a los Oscar, entre ellas una al intérprete de Gandalf, Dioses y monstruos ganó el de Mejor Guion Adaptado.

.

8. Ed Wood (1994), Tim Burton

Admitámoslo, a todos nos gusta ver alguna peli mala de vez en cuando. Así, el considerado peor realizador de la historia merecía que un director como Tim Burton hiciera una cinta sobre su vida. El actor fetiche del británico, Johnny Depp, es un joven con más ganas que talento, pero consigue ir contando sus originales y extravagantes narraciones llegando a cumplir uno de sus sueños, trabajar con su ídolo, el intérprete de Drácula, Bela Lugosi. Martin Landau ganó por su papel de Lugosi una de las dos estatuillas de este homenaje al cine de clase B.

.

7. Cautivos del mal (1952), Vicente Minnelli

Kirk Douglas se convierte en el prototipo del productor agresivo y manipulador que en los años 50 descubre a una actriz, margina a su socio director y tiene sus más y sus menos con un destacado escritor. Años después, quiere volver a contar con ellos para una nueva producción, a lo que los tres se muestran en contra dadas sus vivencias pasadas con él. Vicente Minnelli, director de musicales como Un americano en París (1951), muestra el lado más oscuro y exitoso de Hollywood con un retrato minucioso de lo que no se ve tras las cámaras.

.

6. The artist (2011), Michel Hazanavicius

concurso, the artist, cabecera

Entre los años 20 y 30 tiene lugar esta comedia dramática de cine mudo en blanco y negro que arrasó en los Oscar con cinco premios, entre ellos Mejor Película, Director y Actor, para Jean Dujardin. Es un dibujo perfecto de una transición traumática pero necesaria: el paso del cine mudo, con el paralelo olvido de sus estrellas, al cine sonoro, que está reflejada en la eclosión de una joven actriz. Viejo actor y nueva promesa muestran una relación difícil pero que les cambiará la vida a ambos.

.

5. Adaptation, el ladrón de orquídeas (2002), Spike Jonze

Uno de las raras avis de la Industria, Spike Jonze, asombró con su segunda cinta, Adaptation. A raíz del personaje de su guionista real, Charlie Kauffman, muestra cómo este, interpretado por Nicolas Cage, sufre un bloqueo mental cuando debe escribir el guion de un libro de Meryl Streep que muestra el mundo de las flores, al que le ha llevado un insólito Chris Cooper, único Oscar de esta producción. Fue la primera vez en la historia que un personaje ficticio, el gemelo de Kauffman, recibió una nominación como supuesto coautor del guion.

.

4. Fellini 8 y medio (1963), Federico Fellini

Película de culto y referencia obligada para los cinéfilos, Fellini muestra parte de su vida en carne de Marcello Mastroianni, un director que pasa por una etapa decadente y de falta de creatividad mientras su círculo de amistades le presiona para otra cinta. Mediante sueños, el personaje del director Guido Anselmi no puede hacer otra cosa sino recordar su vida, sus relaciones con las actrices o su infancia, entre otras cosas. Mejor Película de Habla No Inglesa en 1963, Fellini no sospechó en ningún momento que tendría la repercusión que ha tenido.

.

3. Cantando bajo la lluvia (1952), Stanley Donen

Cantando bajo la lluvia, panorámica

Esta colorida y alegre comedia musical muestra también lo que supuso el paso del silencio a la voz. A modo de coreografías, sonrisas y canciones, Gene Kelly, Donald O’Connor y Debbie Reynolds participan con diferentes roles en la grabación de una producción con más problemas de los que parece y con sentimientos de amor por en medio. Kelly convirtió su rodaje en un infierno, en palabras de sus compañeros de reparto, ya que sus exigencias le llevaron a rodar él mismo bajo la lluvia con mucha fiebre en la escena más famosa de la obra.

.

2. La noche americana (1973), François Truffaut

François Truffaut no podía dejar escapar la ocasión de grabar los entresijos de sus propias realizaciones y las paradojas con la vida real. La acción se sitúa en un estudio de Niza donde se va a producir una película. A medida que avanza el rodaje, la trama de su ficción se mezcla entre corte y corte con sus conflictos reales, dignos de otro film aparte. Ganó también el Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa en 1974, junto a otras tres nominaciones.

.

1. El crepúsculo de los dioses (1950), Billy Wilder

El cine negro y Billy Wilder son elementos que parece que no pegan y, sin embargo, el austriaco hizo una de las mejores obras de siempre y la cumbre del cine dentro del cine. La silueta de las divas y de los actores y actrices enclaustrados en su gloria efímera dentro de una industria que se renueva constantemente y que no tiene memoria. Un guionista, que representa la ambición y la avaricia, pretende escalar a costa de una antigua estrella de cine mudo que no ha aceptado su decadencia en su particular burbuja de cristal. Una combinación peligrosa.

.

Como digo, hay muchas otras como La niña de tus ojos (1998) aquí en España, u otros ejemplos exitosos como Tropic Thunder (2008), Hitchcock (2012) o, en parte de la trama, Argo (2012). Sería de agradecer que este tipo de películas que reflejan desde fuera su propio trabajo abundaran más. Las ideas originales surgen fácilmente si se piensa en ellas y no estaría de más dejar de hacer tantos remakes de anteriores cintas. ¿Vosotros qué pensáis? ¿Añadiríais alguna otra propuesta? 

.

.