¿El regreso más esperada del momento? Posiblemente. El episodio llamado Valar Dohaeris daba el pistoletazo de salida a la tercera temporada de Game of Thrones y la verdad es que no ha decepcionado. A modo de un “Previously on”, los guionistas nos regalaron una actualización de todas y cada una de las tramas, recordándonos dónde se habían quedado hace unos meses y por dónde irán los tiros en las siguientes semanas para la producción de HBO.

juego de tronos, tyrion corte

Ya sabemos que es complicado no perderse entre tanta amalgama de familias, pero con el Top 10 que le dedicamos hace poquito seguro que os ponéis en contexto con una lectura rápida para no perderos ya de primeras. Así a bote pronto, al margen de tanto personaje, observamos que la fantasía ya competirá de tú a tú con el mundo real, porque los dragones son más dragones, los gigantes entran en escena y los brujos siguen presentes en cuerpos de cándidas niñas y las brujas se mantienen tan demoníacas como de costumbre.

Mientras Jon Snow se alista —es un poco culo inquieto este hombre, ¿no?— en los Whitewalkers dejando atrás su periplo en la Guardia de la noche, comprendemos que los peligros fuera del muro son posiblemente más reales que todas las batallas caprichosas que tienen los respectivos líderes de cada corona. El pobre Tyrion es ninguneado por su propio padre que le achaca una vez más la culpa de la muerte de su madre al parir, delegando toda la responsabilidad en el joven, estúpido, oxigenado y ahora también cobarde Joffrey.

Juego de tronos, daenerys cae

Y parece que las relaciones de padres con hijos no serán el punto álgido en esta tercera season, porque Robb Stark no dudó en volver a enviar a su madre a una celda, a quien todavía no perdona por la libertad gratuita del principito Jamie Lannister —la gran ausencia del capítulo junto a la de Arya—. Ambos están en Harrenhal después de la batalla y por allí todos pasaron al otro barrio menos un viejales agónico, que no sabemos si tendrá algún peso específico en el futuro, y un Davos que va directo a visitar a Stannis Baratheon, su líder espiritual que se mantiene hipnotizado por el embrujo de su pelirroja y le da la patada en el trasero abiertamente.

Por último irrumpe, cómo no, Daenerys Targaryen, la madre de los dragones, la Khaleesi, la rubia testaruda que es capaz de hacer andar a su fiel escudero hasta una nueva ciudad en la que forman un ejército a la carta capaz de aguantar una amputación pezonil. ¿Comprará ocho mil soldados para hacerse con el trono? ¡Quién sabe!  Lo que sí que está claro es que nuestra atención está más que captada y es que, a estas alturas, somos una víctima fácil…

.

.