Tim Burton Danny ElfmanThe Simpsons… ¿Cuántas veces habremos tarareado mientras escuchábamos uno de los temas más longevos de la televisión? ¿A cuántos adeptos ha encandilado con el gran trabajo musical de Pesadilla antes de Navidad? Nuestros oídos tienen mucho que agradecerle a Danny Elfman y por eso hoy, en su 60º aniversario, queremos cantarle el cumpleaños feliz de la forma que mejor sabemos, que no puede ser otra que rememorando uno de sus clásicos.

Su amistad con Tim Burton se viene forjando desde los ochenta cuando empiezan a despuntar a través de un ciclista excéntrico llamado Pee-Wee y su disparatada aventura. El film fue el punto de partida de una larga carrera que recorrerían juntos. Su segundo trabajo en común supuso un gran pistoletazo de salida, cosechando una recaudación admirable en EE.UU. y estrenándose internacionalmente. Un muerto de lo más repulsivo y divertido apretaba el gatillo y disparaba serpientes en un campo de batalla de corte gótico-fantasmal que marcaría muchos de los trabajos de la pareja cinematográfica.

Bitelchus1_cartel_peli

Ahora pongámonos en situación. Imagínate tener un accidente y no recordar bien qué ha pasado, que vuelvas a tu casa de la que no podrás volver a salir y encima te entra a vivir una familia que quiere tirar abajo todo lo significa tu hogar. ¿Te puede pasar algo peor? Sí, creer que tu mejor apoyo es un fallecido cabroncete alojado en tu maqueta. Pues esto mismo es lo que les pasa a Alec Baldwin y Geena Davis en este metraje, un matrimonio al que le hacen la vida imposible —literalmente— personajes como el perro del puente o la artista inconformista interpretada por Catherine O’hara. Menos mal que cuentan con la amistad incondicional de la Winona Ryder más lúgubre.

Sin lugar a dudas, los momentos musicales son de los platos más fuertes de esta historia, o sino que le pregunten a los de esa “cena de idiotas” a ritmo de Bananas boat song. Varias informaciones afirman que el “bioexorcista” del mítico traje a rayas blancas y negras iba a ser interpretado por Sammy Davis Jr. o que originalmente el guion iba encaminado exclusivamente al género de terror. Fuera como fuese, todo resultó en una película memorable y agradecemos que Danny Elfman dedicara unas cuantas de sus radiantes partituras a la película donde ese Michael Keaton magistral daba vida a Bitelchús, Bitelchús… ¡Bitelchús!

 ¿Eres de los que dudan de la elección de Michael Keaton? ¿Con qué obra de este tándem te quedarías tú? ¡Cuéntanos por qué!

.

.