Hace hoy 45 años que nacía en Madrid el comprometido director Fernando León de Aranoa. Con motivo de este aniversario tan relevante para el cine español, desde Quién te ha visto y quién TV hemos decidido hacer un recorrido por su filmografía que por ahora, para desgracia de nosotros sus seguidores, no es demasiado extensa, aspecto que no ha impedido coronar al cineasta como un referente del cine social con tres Premios Goya en la categoría de dirección, el primero de ellos como novel.

5. Amador (2010)

amador

En 2010 –cinco años después de su anterior trabajo, Princesas (2005)- nos dejó su última película, la más machacada por la crítica. Esta cinta nos cuenta la historia de Marcela, una mujer inmigrante que comienza  a trabajar cuidando de Amador, un anciano que pasa sus últimos días postrado en una cama. La relación personal y laboral que surge entre ellos es tan especial que nada podrá romperla. Con este largo, León de Aranoa no convenció a la crítica ni a los premios y, por primera vez, el director no consiguió ni siquiera una nominación a los Goya.

4. Familia (1996)

30

Fue a mediados de la década de los 90 cuando el director madrileño se estrenó en el mundo de los largometrajes con un film que tendrá la familia como elemento central. En una situación tan típica como el cumpleaños de un patriarca se desarrollará el conflicto, donde el protagonista (Juan Luis Galiardo) rechazará el regalo de su hijo menor… y a partir de ahí, se desatará la furia. La estabilidad familiar se tambaleará ante los secretos escondidos que empezarán a florecer y lo que debería haber sido una velada de celebración se convierte en una pesadilla. Este inteligente film le valió al cineasta su primer Premio Goya en la categoría de Mejor Director Novel.

3. Princesas (2005)

18875741.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Con su cuarto largometraje, el madrileño puso su foco en las mujeres, en concreto, en las que venden su cuerpo en la calle. Para ello  toma como protagonistas a Caye, interpretada por una Candela Peña que hiela la sangre; y Zulema (Micaela Nevárez), una inmigrante que intenta ganar todo el dinero posible para poder traer a su hijo de  su país. Hay que tener mucha entereza para poder soportar todas las verdades que nos arroja a la cara, ya que pone en evidencia la forma de vida de unas mujeres que quieren ser invisibilizadas y criminalizadas por el mundo que las rodea. Esta historia está contada bajo los acordes de una banda sonora cuya magnífica canción principal firma Manu Chao, quien nos invita a caminar por las calles más oscuras de la vida.

2. Los lunes al sol (2002)

lunes_al_sol

Cuatro años después de la sobresaliente Barrio (1998), Fernando León de Aranoa vino a recompensarnos la espera con un escalofriante relato sobre el desempleo localizado en el norte de España tras la reconversión industrial, contexto en el que la frustación y las protestas iban unidos de la mano. Para dar forma a esta historia, contó con los dos mejores protagonistas posibles: Javier BardemLuis Tosar, genios y figuras de la interpretación nacional. El triunfo popular que obtuvo la cinta se tradujo en cinco Premios Goya: Película, Director, Actor, Actor secundario y Actor revelación. Los lunes al sol  ha conseguido hacerse un hueco entre esos clásicos imprescindibles de nuestro cine.

1. Barrio (1998)

barrio

Este film fue el segundo largometraje del cineasta madrileño después de Familia, y le valió, nada más y nada menos que tres nuevos Premios Goya –de nuevo Dirección, Guion y Mejor actriz revelación para Marieta Orozco-. Esta cinta nos viene a contar las peripecias veraniegas de tres inseparables amigos de un barrio periférico de Madrid donde no hay mucho que hacer. La grandeza de este segundo trabajo de León de Aranoa es que más que una película es un reflejo de la vida misma, impregnada con dosis de dura realidad escondida en las ensoñaciones de las tardes de calor, donde nuestros héroes vivirán su amistad evadiendo los problemas que les atrapan en el barrio.

 Y tú, ¿eres fan de este director español? ¿Con cuál de sus películas te quedas? ¡Opina!

.

.