Emmy-AwardsSeriéfilos del mundo, empezad a hacer vuestras apuestas. Los 16.000 miembros con derecho a voto de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión estadounidense han despejado ya todas las dudas sobre las series, los actores y las actrices nominados en la 65ª Edición de los Premios Emmy, a la que se han presentado más de 500 candidaturas. Expectativas cumplidas para unos, sorpresas para otros, decepciones y anécdotas varias… Aquí estamos para contároslo todo, y es que la gala de presentación en la que ayer se dio a conocer en Los Ángeles la lista completa de aspirantes a alzarse con los galardones por excelencia del mundo de la televisión no estuvo exenta de curiosidades antes incluso de empezar.

Empecemos con una de aeropuertos. El avión en el que debía viajar desde Santa Fe (Nuevo México) la copresentadora del evento, Kate Mara, actriz de House of Cards —una de las producciones protagonistas de esta edición— no pudo despegar por un fallo mecánico. Su sustituto fue ni más ni menos que Neil Patrick Harris –Barney Stinson en Cómo conocí a vuestra madre- quien volverá a hacer de maestro de ceremonias en la entrega de premios, el próximo 22 de septiembre. Estuvo acompañado por el genial Aaron Paul Jesse Pinkman en Breaking Bad, “Yeah Bitch!”—, quien no pudo contenerse e hizo un gesto de triunfo tras anunciar cada una de las trece nominaciones de su serie, con una para él y otra para el imparable Bryan Cranston, incluidas.

El hito de House of Cards, despedidas y ausentes

House of CardsPero, anécdotas aparte, vamos a lo verdaderamente importante: los protagonistas de la gala. El primer lugar se lo cedemos a House of Cards, por hacer “historia” en la trayectoria de los Emmy y de la televisión estadounidense. ¿Por qué? Pues, muy sencillo. Resulta que, por primera vez, una serie emitida por una distribuidora de contenidos audiovisuales online —la plataforma de streaming Netflix, en este caso— ha conseguido estar nominada en categorías mayores, destacando las de Mejor Serie Dramática, Mejor Actor Principal (Kevin Spacey) y Mejor Actriz (Robin Wright). Este thriller político, producido y dirigido por David Fincher, nos acerca a la trastienda más sucia y corrupta del poder en Washington, de la mano del congresista Francis Underwood y su esposa Claire. La cosa promete y ya está en el horno su segunda temporada. Pero las buenas noticias para Netflix no terminan aquí, y es que su otra serie, la comedia Arrested Development, ha obtenido otras cuatro nominaciones.

En cuanto al resto de aspirantes, este año no hay demasiadas sorpresas, pero sí tristes despedidas, como es el caso de nuestra idolatrada Breaking Bad. Esperamos que se vaya por la puerta grande con unos cuantos premios bajo el brazo y sobre todo con el de Mejor Serie Dramática, que por ahora se le ha resistido. Pero esta edición cuenta también con ausencias reiteradas, como la de los moteros de la gran Sons of Anarchy —seguimos sin entender que a los miembros de la Academia no les cuadre tras varias temporadas—, y con series relegadas a un segundo plano, como Boardwalk Empire, The Office y Hannibal.

Más triunfadoras: American Horror, Juego de Tronos y Homeland

HomelandY como traca final, además de las ya mencionadas, las grandes triunfadoras de la gala han sido American Horror Story: Asylum, con 17 nominaciones, destacando la de Mejor Miniserie; Juego de Tronos, con 16, incluyendo la de Mejor Drama; Mad Men y Downton Abbey, ambas con 12; y la ganadora del año pasado, Homeland, que en esta ocasión aspira a 11.

En la categoría de Comedia, la última temporada de 30 Rock ha obtenido 13 nominaciones, mientras que Modern Family, protagonista de la edición anterior, opta a 12 premios. A algunos menos aspiran Girls, Louie, The Big Bang Theory y Veep. Además, otra de las protagonistas, no solo de los Emmy, sino del año, es Behind the Candelabra, una miniserie de la HBO inspirada en la vida del pianista Liberace, que está nominada en 15 categorías. ¿Quién le iba a decir a su protagonista, Michael Douglas, y a su amante en la ficción, Matt Damon, que esta les traería tantas alegrías? Los dos están nominados, como una larga lista de actores y actrices que podéis ver en la entrada que publicamos ayer, donde destacamos las sorpresas de Robin Wright y Vera Farmiga por House of Cards y Bates Motel, respectivamente, que deberán enfrentarse a pesos pesados como Claire Danes, de Homeland. En el apartado masculino ha habido pocas sorpresas, pero vaya desde aquí nuestro homenaje a Michael J. Fox, que está nominado como Mejor Actor Invitado de Drama, por The Good Wife.

¿Qué os parecen las nominaciones? ¿Echáis en falta alguna? ¿Cuáles os parecen menos merecidas? ¡Contadnos vuestras apuestas!

.

.