alguien-volo-610xXx840x80Al hablar de una película, todo el mundo menciona a los directores, a los protagonistas y, en ocasiones, a algún otro miembro del equipo de rodaje. Uno de los grandes olvidados suele ser el productor, aquel que organiza aspectos técnicos y financia la obra, principalmente. Michael Douglas, que hoy precisamente cumple 69 años, recogió aquella vez un Oscar que no era por la actuación, sino por el trabajo oscuro tras las cámaras, pudiendo presumir con orgullo de ser el responsable de una de las mejores producciones jamás realizadas, Alguien voló sobre el nido del cuco (1975).

Basada en la novela homónima de Ken Kessey, Douglas trabajó codo con codo junto al director checo Milos Forman (Amadeus1984;  Man on the moon1999) en la adaptación de la que es considerada una de las mejores 100 novelas en lengua inglesa y, además, la segunda cinta de la historia en ganar los cinco Oscars principales a Mejor Película, Director, Actor (Jack Nicholson), Actriz (Louise Fletcher) y Guion adaptado. Sin embargo, sí que fue la primera en conseguir además los mismos cinco Globos de Oro superando de esta manera a Sucedió una noche (1934) y anticipándose a El silencio de los corderos (1994), las otras dos que tienen las más brillantes estauillas doradas.

Una más que merecida recompensa para un canto a la libertad y a la búsqueda de los sueños. Las personalidades de los enfermos de un manicomio y las terapias tortuosas a las que se ven sometidos plantean una curiosa pregunta: ¿quién está verdaderamente lúcido y quién es el enfermo? ¿Quién es el que actúa realmente como un ser humano normal y quién es un peligroso represor mediante tratamientos inhumanos? Nicholson encaja a la perfección en un papel hecho a medida con una visceral e irreverente clase magistral de interpretación. 

La represión de la libre locura 

alguien-volo-sobre-el-nido-del-cuco

Nicholson es el mayor demente de todos, McMurphy, un caso imposible para todos los psiquiátricos, sobre todo porque es un preso que elude continuamente la prisión haciéndose pasar por loco, de tal forma que nadie puede demostrarlo. Una luz chispeante que revolucionará a los adormilados y drogados ‘clientes’ del sanatorio, muertos en vida a los que las enfermeras, dirigidas por una rígida y estupenda Louise Fletcher, no dejan hacer nada por sí mismos. Esta señorita Ratched mantendrá un diálogo y enfrentamiento verbal con McMurphy realmente inspirador a lo largo de la cinta.

Algunos de estos casos graves e irreversibles, a los que no se les busca cura y que permanecen aparcados en el manicomio, abandonados por sus familias, son gente tan entrañable como Danny de Vito, Christopher Lloyd, Brad Dourif o el indio y mudo Will Sampson, conocido como el jefe Bromden, una pieza clave en la historia y quizá el más memorable personaje del film. Los intentos de fuga y de alegrar la vida de los internos serán la nueva tónica del lugar, y demuestra que las ganas de vivir y la libertad pueden estar presentes en cualquier lugar y circunstancia. De hecho, el título del libro y de la cinta vienen de una frase del padre de Bromden:

Uno voló hacia el este, uno voló hacia el oeste, y uno voló sobre el nido del cuco.

El impacto cultural de la película en la sociedad americana fue tan grande que ha sido objeto de múltiples parodias y homenajes como, por ejemplo, en un par de episodios de Los Simpson, cuando Homer ingresa junto a esos mismos enfermos en un hospital psiquiátrico o cuando aparece el jefe Bromden rompiendo una ventana del asilo de ancianos.

Es por eso que Michael Douglas fue una pieza importante en el rodaje del film, y sin aparecer en escena, es una de las obras de las que más orgulloso se puede sentir. ¿Qué pensáis? ¿Está reconocida la labor de los productores? ¿Os gustó la película? ¿Quién es el loco aquí?

.