Cuando me propusieron escribir sobre vídeos musicales en esta sección, estuve un rato pensando… “¿De cuál puedo hablar?” Hago vídeos pero no me dedico a analizarlos, así que al final pensé: “Habla de ese que te hubiese gustado hacer”, y solo me venía a la cabeza el  DRUNK GIRLS, de Spike Jonze.

El puto Spike Jonze. Quizás ha hecho la mayoría de los vídeos que más me gustan. ¿Y por qué me gustan? Por su sencillez aparente. Porque el puto Spike Jonze es el que sabe mejor cómo hacer que cosas complicadas parezcan sencillas y naturales, como si acabara de coger la cámara y hubiese dicho a sus amigos: “va, venga, ¿hacemos un vídeo? Él es el artífice de videoclips tan increíbles como Praise You de Fatboy Slim, rodado en la cola de un cine y donde él mismo junto con un grupito de gente realizaban una coreografía delante del asombro de todos los que los rodeaban, o Sabotage, para Beastie Boys, en donde parodiaba las series policiales de los 70, todo ello con una patina amateur, espontánea y punk.

En Drunk Girls nos mete dentro de un pequeño plató destartalado, donde unos tipos disfrazados de osos panda se dedican a jugar y putear a los integrantes de LCD Soundsystem. Utiliza la cámara en mano y rueda casi en su totalidad un plano secuencia —aunque en el in crescendo final mete algún tijeretazo y nos muestra distintos puntos de vista de la acción—, dando así la sensación de que la cámara es un personaje más, otro oso panda que vigila y persigue a los músicos.

Drunk Girls, LCD Soundsystem Panda

Lo interesante es que en todo momento la acción parece totalmente libre y espontánea. Pero sabiendo lo que un plano secuencia implica, no puede ser improvisada. Por ejemplo, cuando la cámara se gira a la izquierda y vemos a un oso panda escribiendo en la pared “Guitar!” justo cuando en la canción suena una guitarra, tenía que estar totalmente sincronizado porque, para complicarlo todo un poco más, grabaron sus voces en directo cantando sobre la propia canción que estaba sonando en el plató, así que no podían avisar a los actores de cuándo debían hacer o dejar de hacer algo. Me fascina lo natural y fresco que parece todo, algo que por propia experiencia puedo decir que es lo más difícil de conseguir…

LCD Soundsystem, Drunk Girls pands

Otra cosa que también me fascina son los osos panda. Estos personajes me parecen una mezcla de los protagonistas de Funny Games, de Michael Haneke, por cómo aparecen en pantalla —por ejemplo, uno entra en el encuadre mirando hacia los espectadores, creando esa interacción tan inquietante que establecían los personajes del austriaco— con la cuadrilla de La Naranja Mecánica, de Stanley Kubrick: seres sin moral ni ética, sin empatía. Sociópatas que disfrutan del caos.

Y caos es lo que desprende este vídeo. Un caos perfectamente organizado, porque  viendo sus imágenes puedes oler lo divertido y liberado que debió de ser estar en este rodaje. Y por eso me hubiese gustado estar en los zapatos de Spike Jonze: