ninotchka_ver2

Si alguien me preguntase cuál fue el mejor año para el cine, sin dudar un segundo diría que fue 1939. Películas como ‘Lo que el viento se llevó’, ‘La Diligencia’, ‘Cumbres borrascosas’, ‘El Mago de Oz’, ‘La regla del juego’, ‘Tú y yo’,’Los hijos de la Farándula’ o ‘Los violentos años 20’ entre otros muchos films,  forman parte de esos grandes clásicos del séptimo arte que nacieron ese mismo año. ¿Os imagináis en el siglo XXI un año cinéfilo de ese calibre?

Ninotchka es una comedia dirigida y producida por Ernst Lubitsch (Ser o no ser) y escrita por Charles Brackett, Walter Reisch y un por aquel entonces casi desconocido Billy Wilder. La película llegó a ser muy popular, principalmente porque Greta Garbo -nacida tal día como hoy hace 108 años-, quien encarnaba a Ninotchka, por fin se enfundaba en un papel que se alejaba de dramatismos y la veíamos reír a carcajadas. Los publicistas vieron en esto un buen filón y no dudaron en usarlo para llamar la atención de público utilizando como eslogan ‘Garbo laughs’. Como dato curioso también aparece en la cinta Bela Lugosi interpretando al funcionario Razinin y por primera vez lo veíamos en una película que no era de terror y lo alejaba del personaje de Drácula.

La historia del film transcurre a caballo entre París, Moscú y Constantinopla, y todo comienza con la llegada de tres agentes bolcheviques a la ciudad de la luz. Buljanoff, Iranoff y Kopalski  son enviados por el gobierno ruso en misión oficial para vender unas joyas pertenecientes a la Gran Duquesa Swana (Ina Claire) a un joyero francés llamado Mercier (Edwin Maxwell). En el momento en que la Gran Duquesa se entera de las intenciones del gobierno de la URSS, no duda en enviar a su amante  León el conde d’Algou (Melvin Douglas) -un auténtico bon vivant para seducir a los tres camaradas con los placeres del capitalismo. Sin embargo, estos, desde el momento en que pisan suelo galo –y más concretamente desde que entran en el hotel Clarence y alquilan la cámara real para hospedarse-, se dejan llevar por el sistema de vida occidental con todas sus consecuencias, dejándonos momentos divertidísimos.

Annex - Garbo, Greta (Ninotchka)_09

Es por eso que, ante los ineficientes resultados de los tres rusos en la misión encomendada, el gobierno  decide enviar a la fría y analítica agente Ninotchka para que les dé un poco de caña, pero sorprendentemente ella también quedará fascinada por la ciudad de la luz. León la conocerá por casualidad y sin saber que ella es el enemigo se irá enamorando poco a poco; pero, ¿qué sería una historia de amor sin obstáculos? De ello se encargarán los celos de la Gran Duquesa Swana que intentará evitar a toda costa que acaben juntos enviando a Ninotchka de vuelta a Moscú. 

Esta clásica comedia inteligente, satírica y romántica garantiza diálogos brillantes, llenos de ironía ridiculizando al comunismo y al régimen soviético de Stalin, pero ligeramente también se encargará de darle un poco de caña al capitalismo, aunque lo justo ya que estamos en Hollywood…

Así que ya saben señoritas, sonrían e iluminen el mundo por un instante como lo hizo Ninotchka.