good-bye-lenin-2Tiene 35 primaveras, más de 50 títulos en su filmografía y está empezando a pisar suelo Hollywoodiense de forma firme… ¡por fin! Hablamos de Daniel Brühl, ese actor germano-español con cara de no haber roto nunca un plato, que está viviendo actualmente uno de sus momentos más dulces en materia laboral después de años en las puertas del éxito.

Poco se sabe de sus inicios en el cine alemán antes de que rodase la magistral película que le hizo romper el cascarón del anonimato profundo: Good bye, Lenin! (2003), alabada película por la que consiguió uno de sus primeros premios y la que le abrió las puertas más allá de las fronteras alemanas. Sin embargo, pese a que no se separó del camino recto y rodó títulos atractivos como Los edukadores (2004) o Feliz Navidad (2005), su nombre no sonaba fuera de Europa. Probó su suerte en España con Cargo (2005), acompañado en el reparto por  , pero fue Salvador (Puig Antich) (2006) la que le volvió a poner en el punto de mira en el territorio nacional quedándose a las puertas del Goya.

E7736694D1EF2EF9CA17FC1866F364Podría decirse que su carrera iba bien, trabajaba en títulos europeos de una calidad bastante aceptable y siempre bien rodeado, pero no acababa de cruzar el charco.  En su camino hacia el éxito se codeó con Julie Delpy o Paul Greengrass –que le dio su primer papel made in USAbuscando nuevas oportunidades y estas, por fin, llegaron. Lo hicieron, nada más y nada menos, que de la mano del mismísimo Quentin Tarantino, que puso sus ojos en él y le fichó para interpretar al nazi Fredrick Zoller en Malditos bastardos (2009). El rostro de Brühl ya estaba en Hollywood y, además, por su interpretación se había llevado el Premio del Sindicato de Actores, así que todo apuntaba a que ya lo había conseguido y que le empezarían a llover buenas ofertas que lanzarían su carrera con vistas a ser no solo un actor de referencia europea. Sin embargo, sus siguientes papeles y películas no fueron demasiado brillantes en cuanto a calidad cinematográfica y no había ni rastro de Hollywood: Intruders (2011), 7 días en la Habana (2012), The Pelayos (2012)… nada que merezca la pena ser recordado.

DanielBruhl_Lauda¿Qué le faltaba a este actor para empezar a hacerse un hueco de verdad en la industria estadounidense? Parece ser que la respuesta es simple: le faltaba Rush (2013), el último film de Ron Howard. Su interpretación del piloto Niki Lauda ha vuelto a poner su nombre en el candelero, llegando incluso los rumores de nominación al Oscar. Además, dentro de unas semanas se estrenará en España El quinto poder (2013), biopic sobre Julian Assange dirigido por Bill Condon y tiene en la reserva la adaptación de la novela homónima de John Le Carré A most wanted man, en la que compartirá cartel con Willem Dafoe, Rachel McAdams y Philip Seymour Hoffman.

¿Ha llegado Daniel Brühl a Hollywood para quedarse? Ojalá que este intento sea el definitivo, pero esperamos que no se olvide para siempre del viejo continente.