“Pudimos haber tenido una finca con castillo en Cáceres, pero preferimos ayudar a abrir escuelas en Nicaragua y Sri Lanka”. Esas palabras describen por sí mismas la generosidad de Guillermo Fesser, la mitad de Gomaespuma. Con un don de palabra brutal, además de continuar con la impagable labor de su Fundación financiada gracias a los beneficios del dúo, el director de Cándida continúa con sus proyectos como escritor mientras se espera con impaciencia que vuelva a colaborar con su hermano Javier para dar forma a nuevos títulos después de su éxito con El milagro de P. Tinto o Mortadelo y Filemón.

.

Soy uno de tantos jóvenes que descubrieron Gomaespuma cada mañana desde el asiento trasero de un coche mientras iba al colegio. ¿En algún momento Juan Luis y tú llegasteis a planificar el público al que iba dirigido el programa?

No. El único planteamiento era pasárnoslo bien nosotros, con la esperanza de contagiar las risas a quien se dignara escucharnos. De hecho, el tener seguidores tan jóvenes como tú ha resultado toda una sorpresa. Sabíamos que contábamos con oyentes voluntarios —la generación de tus padres—, pero nunca llegamos a sospechar que existieran también seguidores obligatorios —los que ibais sufriendo nuestro programa mientras sacabais la lengua a vuestra hermanita en el asiento trasero del coche camino del cole—.

guillermo fesser

¿El humor es un formato o una filosofía de vida?

Tener sentido del humor está al alcance de cualquiera. Igual que el hecho de ser generoso o de pararse a escuchar lo que dicen otros. El sentido del humor consiste en entender que somos un punto ínfimo en un universo infinito y desarrollar la capacidad de reírnos de nosotros mismos. Cuando te pones a ti mismo en perspectiva, todo se hace más llevadero y se lo puedes hacer más llevadero a los demás. El ser gracioso es un formato. Hay gente que lo es y gente que no lo es. Pero se puede tener un excelente sentido del humor y no ser gracioso.

¿Alguna vez te has arrepentido de hacer una broma de mal gusto?

El humor es arriesgado porque se basa en la sorpresa. Consiste en decir o actuar justo al contrario de lo que la gente se espera. Por eso a veces uno mete la pata. Pero si la broma estaba hecha con buena intención, se piden disculpas y “palante”.

Mucha gente solamente te conoce por Gomaespuma, cuando tu trayectoria profesional va mucho más allá. Sin ir más lejos, eres licenciado en Periodismo por la Complutense. ¿Te consideras más humorista o periodista?

Yo soy periodista. Elegí esta profesión porque me muero de curiosidad por saber cómo funciona este mundo y lo que piensan las gentes que lo habitan. Pero he utilizado el humor como vehículo de expresión; por eso no me extraña que haya gente que me considere un humorista. Qué más da. Igual alguien solo ha visto mi película Cándida y se cree que soy director de cine (Risas).

guillermo fesser goma

De lo que no hay duda es que eres escritor. En tu obra sobre Anizeto Calceta utilizaste una novedosa tecnología llamada Clic2C que permitía conectar los dibujos con Internet. Esto es un “o te mueves o caducas” en toda regla.

Yo sigo creyendo en los libros como una herramienta de entretenimiento. La lectura, como la radio, facilita el trabajo de la imaginación. Lo que ocurre es que los lechones actuales se han criado con las tecnologías audiovisuales y, si tú le regalas un libro a un enano, se lo toma como un castigo. “¿Pero qué he hecho yo para merecer esto?” Así que he incluido una App —española y decente— para poder mostrarles vídeos, juegos, canciones y acertijos a los niños… y así interesarles por los personajes y las aventuras de Anizeto Calzeta y Ruedas, y que terminen leyendo el libro. Que es lo que al final pasa.

Unos cuantos años antes, ya le habías dado forma también a tu libro sobre Cándida, que más tarde adaptaste exitosamente a la gran pantalla como me comentabas. Si uno piensa en su mensaje, lo cierto es que, tantos años después, parece que desgraciadamente está más vigente que nunca…

Cándida fue un homenaje a un conjunto de mujeres españolas —pero que existen en todas partes del mundo— que se dejaron “la piel en el pellejo” por sacar adelante a sus hijos. Mujeres que renunciaron a sus propias vidas y trabajaron como mulas —aunque siempre con una sonrisa en los labios— para que los suyos tuvieran acceso a un mundo de luz y de color. Un amigo italoamericano de Nueva York que vio la película me dijo que Cándida le recordaba a su abuela. Y me contó que si él se levantaba a las tres de la madrugada para ir al baño, cuando regresaba a su cuarto su abuela ya le había hecho la cama. Así de encima estaba la mujer. Lo malo es que la generación de luz y de color hemos despilfarrado como perros y a los que vienen ahora detrás no les hemos dejado casi nada.

En esa película, tu hermano Javier estaba al guion, pero años antes eras tú quien le ayudaba con El milagro de P. Tinto o Mortadelo y Filemón. ¿En casa también os repartíais así de bien las tareas del hogar o vuestros padres tendrían algo que decir al respecto?

En casa éramos nueve hermanos. Javier y yo pertenecemos al grupo de los cuatro pequeños, pero tenemos una diferencia de edad suficiente para no haber coincidido demasiado en aquella época. Salvo que dormíamos en el mismo cuarto y compartimos por unas semanas a Panchito, un cachorro de gato encontrado en la calle, que nuestro padre nos obligó a devolver a su entorno natural. El encuentro profesional llegó más tarde, cuando Javier sorpresivamente abandonó los estudios de ingeniero naval y se pasó al cine. Empezamos con un cortometraje: Aquel ritmillo. Luego el programa de marionetas de Tele 5, Gomaespuma, anuncios… y tres largometrajes. Después de Cándida, en que invertimos los papeles y yo dirigí porque era una historia muy personal, yo me mudé a Nueva York y separamos nuestros caminos. Ahora volvemos a juntarnos con un proyecto en Perú que nos tiene emocionados.

el milagro de p tinto

Y siguiendo con las colaboraciones, tengo entendido que se está preparando una nueva película sobre Mortadelo y Filemón. ¿Volverá el binomio Fesser con una secuela o esta vez no toca?

No, no hay secuela. Nunca hemos querido hacer segundas partes. Con el Milagro de P. Tinto también tuvimos oportunidad y la desechamos. Lo que sí hay es un largometraje de animación de Mortadelo y Filemón que Javier dirige. Lleva tres años pringado con el asunto y creo que verá la luz la próxima temporada. Tiene una pinta increíble.

Quería preguntarte también por el eternamente excluido gremio de los actores de doblaje. Tú que lo conoces de primera mano (participó en Chicken Run y puso voz a Ali G), ¿piensas que algún día se reconocerá su contribución al cine o serán parias forever?

Yo no creo en el doblaje. Me parece que hay que escuchar la voz de los actores y, si no se les entiende, subtitularlos. Eso ayuda a aprender de los grandes actores, a familiarizarse con otros idiomas y a disfrutar de la película como la ha concebido el director. Ahora bien, eso no quita para que haya dobladores magníficos pero, salvo en las películas de animación, yo preferiría que se dedicaran —o nos dedicásemos— a otra cosa.

En un encuentro digital con El País, llegaste a comentar que “la vida a veces se parece demasiado a una tertulia de radio en la que, antes de que acabe el primer tertuliano, ya está hablando por encima el segundo”. ¿Sigues opinando lo mismo?

El gran defecto del ser humano es que no escucha. La famosa Teoría de las Civilizaciones de Zapatero es lo mismo que había dejado escrito Alfonso X el sabio ocho siglos antes. No me gustan los tertulianos porque no escuchan. Independientemente de lo que diga el de al lado y antes de que hable, ellos ya saben que no están de acuerdo.

fundación gomaespuma

Por último, no podía desaprovechar la ocasión de felicitarte abiertamente por crear y, sobre todo mantener, la Fundación Gomaespuma. Reconócelo, esto es para que vuestros hijos puedan decir sin miedo eso de “yo de mayor quiero ser como papá”, ¿no?

No tiene ningún mérito. Es una opción como otra cualquiera. La vida viene siendo como una partida de frontón; tan fuerte como tú le des a la bola, así te vendrá devuelta. Gomaespuma ha ganado mucho dinero. Al menos eso es lo que piensa Hacienda. Podríamos haber tenido una finca en Cáceres con un castillo reformado en el centro, pero hemos preferido financiar un festival de flamenco durante años y ayudar a abrir escuelas en Nicaragua y Sri Lanka. Las repercusiones de esta decisión se me antojan más satisfactorias. Pero hay quien disfruta más los fines de semana en La Vera. Cada uno a lo suyo.

.

Ante un entrevistado que se moja, que sabe hablar y que encima sabe de lo que habla, desde Quién te ha visto y quién TV no podemos evitar animaros a colaborar con la Fundación Gomaespuma si tenéis la oportunidad. Y mientras pensáis cómo ayudar, aprovechamos para dejaros una pequeña lista con alguna de nuestras anteriores entrevistas para ver si se os ocurren ideas: Macarena GómezNatalia MarcosLuján ArgüellesRamón ArangüenaLyonaNacho DuatoMiguel Ángel SilvestreCarlos del AmorEduardo Ladrón de GuevaraJuanjo ArteroLuis TosarMiguel CourtoisMartina GarcíaUsun YoonGorka OtxoaLluvia RojoTamar NovasAna García SiñerizCristina BrondoCarlos IglesiasAna Morgade

.

.