200801103224_78872000-pelicula-indochinaCada nación tiene sus propios fantasmas, de los que muchas veces es más agradable no hablar. Por ejemplo, eso sucede con las colonias o paraísos perdidos tras su independencia. Nuestro vecino, Francia, dio un importante paso al mostrar los últimos años del dominio francés de Indochina (1992), y su cinematografía se vio recompensada con el que es hasta ahora el último Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa para el país.

Si bien es cierto que esta es una obra con un guion un tanto insolvente e irregular y con unos personajes poco desarrollados, las carencias son compensadas por la belleza de los escenarios naturales en que se rodó la superproducción, especialmente las islas y costas que bañan la península del sudeste asiático, de las que hay una excelente fotografía. Los actores cumplen en general de forma digna, cada uno con su cometido, y sobresale una veterana Catherine Deneuve. Lejos ya de sus colaboraciones con Buñuel, Polanski o Truffaut, la afamada intérprete obtuvo una merecida nominación al Oscar a Mejor Actriz, su primera candidatura, que sirvió además como recompensa a una diltada trayectoria que todavía continúa en activo.

Aunque es cierto que el tema de Indochina ha aparecido muy a menudo en el cine, en la industria francesa es menos recurrente que en la americana y apenas se hace referencia a lo que señala esta cinta: a la represión a la que muchos años antes a su emancipación eran sometidos los insurgentes asiáticos.

Amores y comunismo entre plantaciones de caucho

Indochine 1992 rŽal. : RŽgis Wargnier Vincent perez Collection ChristophelAmbientada y situada la acción en los años 30 del siglo pasado en Vietnam, uno de los países de la península de Indochina, se nos narra una historia de drama romántico y de época, con un inicial romance entre Eliane Devries (Deneuve) y el marine Jean Baptiste, en la piel de Vincent Pérez, un actor que a veces puede parecer fuera de su lugar en esta cinta. Ella es una rica dama de la aristocracia francesa dueña de una plantación de caucho que da trabajo a un gran número de nativos. Allí fue donde nació, por lo que siente un amor por la tierra casi tan grande como el que tiene por su hija adoptiva, una adolescente vietnamita.

La joven Camille, con el rostro de Linh Dan Pham (Las vidas posibles de Mr. Nobody, 2009), comienza a despertar la realidad que vive su país, azotado por explosiones callejeras y panfletos comunistas que buscan la marcha de los franceses y desafiar el orden representado en la figura del jefe de policía Jean Yanne, prendado de sus encantos. Camille escapará de su casa junto a Jean Baptiste, y ambos lucharán por su amor mientras huyen de la represión gala y con el temor a las guerrillas clandestinas. En un entorno idílico, se puede desatar un infierno de sentimientos encontrados, reprimidos y nostálgicos. Independizada la península en el 54, no acabarían ahí los golpes de Estado ni las guerras. No hay más que ver la más específica de Vietnam que tanto juego ha dado a Hollywood.

El responsable inmediato del éxito de la obra fue su director y guionista Régis Wargnier, quien no pudo alzar un Premio César francés pero sí vio como su cinta recibía un total de cinco, pocos en comparación con el número al que optaban. Aun así, se quitaría la espina personal poco después con el Oscar y el Globo de Oro. En resumidas cuentas, una cinta algo pesada pero recomendable para personas románticas, con unos aspectos técnicos bien elaborados y el atractivo del lugar de rodaje, aunque en algunos momentos se hace un poco pesada. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Qué opináis de Catherine Deneuve?

.