csivegasCuando hablamos de las posibilidades que tiene una serie de ser cancelada siempre tomamos como referencia los datos de audiencia que marca semanalmente —espectadores y demos— pero las cadenas que las emiten tienen en cuenta otros factores a la hora de cortar cabezas. En los últimos tiempos, comienza a ser frecuente el recuento de las grabaciones de un programa, sus reproducciones en la web e incluso las descargas ilegales; pero hay un término que es, probablemente, el que tiene un mayor poder a la hora de desequilibrar la balanza hacia la renovación y que seguramente os sonará: Sindicación.

¿En qué consiste?

Hablando simple y claro, la sindicación consiste en que una vez que una serie ha sido emitida en abierto, sus derechos, propiedad del estudio, son vendidos a otras cadenas para su re-emisión. Por norma general, las cadenas que suelen comprar estos derechos son cadenas locales que jamás podrían asumir los elevados costes que conlleva producir una ficción; aunque también podemos encontrar cadenas de cable que, a pesar de tener producción propia, esta no es lo suficientemente amplia -o atractiva- para acabar de rellenar toda su parrilla.

Existe otro tipo de sindicación llamada “First Run Sindication”, en la que una serie de emisoras se unen para producir un determinado programa y emitirlo en primer lugar. Extrapolando a nuestra televisión -siempre guardando las distancias-, podríamos encontrarnos con el caso de El Faro, una coproducción entre varias autonómicas que han compartido gastos para conseguir un producto que les sería imposible conseguir por separado.

Requisitos

Bones 100

Generalmente se suele esperar a que una serie llegue a su capítulo 88 para llevar a cabo la sindicación, pero a menudo se realiza al llegar a 100. ¿Por qué este cifra? Los 88 capítulos equivalen a cuatro temporadas y, puesto que la emisión de estas series se hará diariamente, las cadenas se aseguran un buen puñado de episodios en la recámara con el fin de no repetir en exceso. Se han dado caso de series que no han tenido que llegar a sus 100 capítulos para lograr la sindicación, como por ejemplo Bones, que lo consiguió en su tercera temporada con poco más de sesenta.

¿Qué series tienen más opciones?

Esta pregunta es fácil de responder: comedias y procedimentales. ¿Razones? Son más fáciles de seguir y sus repeticiones suelen funcionar mejor que los dramas serializados tipo Perdidos, Prison Break o mismamente Breaking Bad. Tenéis un ejemplo en nuestra TDT donde The Big Bang Theory, Los Simpson y La que se avecina suelen colarse entre las emisiones más vistas; pues allí pasa igual.

Simpson dineroVentajas

En este punto, son los estudios que producen una serie quienes sacan mayor provecho a la sindicación. Ellos presentan una propuesta a la cadena interesada en emitir su ficción, que puede llegar a no cubrir todos los gastos de producción, pero luego va a vender esos derechos a otras cadenas aumentando considerablemente sus beneficios. Se han dado casos en los que los estudios han rebajado los emolumentos a percibir desde las networks, incluso llegando a perder dinero, a sabiendas de que la sindicación les va a reportar un porcentaje extra de ingresos; ganan las cadenas, ganan los estudios y ganan los espectadores.

Otras beneficiadas son las series que viven al borde de la cancelación, pues pueden encontrar una vía de escape para su maltrecha salud. Sus costes se comparten, por lo que el límite de rentabilidad buscado es más bajo y pueden sobrevivir con audiencias que en otra situación serían inaceptables. El caso de Community es uno de los más destacables: sobrevive en la parrilla de NBC con datos muy bajos pero hace poco la plataforma Hulu se hizo con sus derechos otorgándole un soplo de vida que puede llegar a asegurarnos #SixSeasonsandaMovie.

¿Qué series están sindicadas?

Actualmente nos encontramos que cualquier comedia o procedimental de la CBS (The Big Bang Theory, CSI, NCIS…) está sindicado, el bloque de comedias de los domingos en FOX (Los Simpson, Padre de Familia…) y algunas series que ya acabaron como House siguen otorgando grandes beneficios a sus productoras a través de su re-emisión en cadenas locales o de cable.

¿Habéis comprendido el término? Esperemos que sí. En cualquier caso, si aún tenéis dudas, ¡preguntad!

.

.