HostagesHace solo unos días comenzaba el ritual de cada temporada, aquel al que ninguna cadena quiere llegar pero al que no le queda más remedio que acudir. Hablamos de las temidas cancelaciones. Este año la primera en cortar la cabeza de una de sus ficciones ha sido la ABC con la desafortunada -no es un chiste- Lucky 7, una comedia que cuenta -contaba- cómo cambia la vida de siete personas tras ser agraciados con la lotería. A CBS tampoco le ha temblado el pulso a la hora de desterrar para siempre de su parrilla la comedia We are men que venía marcando datos muy poco prometedores dentro del bloque de comedias de los lunes.

De sobra sabemos que esto de las audiencias es una lotería y, por muy cuidado que esté un producto y sea quien sea el responsable de este, no tiene asegurado una temporada completa y mucho menos la renovación. Aún estamos recopilando datos de unas 75 series -una de cada tres son estrenos-, pero ya podemos sacar algunas conclusiones, como por ejemplo cuáles son las ficciones que tienen más papeletas para ser quemadas en la hoguera y con las que no deberías encariñarte.

Estrenos y veteranas

Quien tiene todas las de ganar para la siguiente cancelación es de nuevo la ABC, y no con una ficción sino con varias -siempre bajo mi poco fiable criterio-. Hablamos de dos estrenos como Trophy Wife (1.4 en demos) y Betrayal. El nuevo culebrón que acompaña a Revenge en la noche de los domingos ha caído por debajo de los 4 millones de espectadores y anota un pésimo 1.1 en demográficos. Además, la casi novata The Neighbors tampoco está para tirar cohetes, por lo que hay que andarse con ojo las próximas semanas.tv-the-neighbors01

Y seguimos con varios estrenos, aunque esta vez en FOX. Sabemos que la cadena del multimillonario Rupert Murdoch no pasa por sus mejores momentos pero aspira a marcar mejores datos que los que han conseguido dos de sus estrenos: Dads y Brooklin Nine-Nine, que a duras penas sobrepasan los tres millones de televidentes y se quedan por debajo del 1.5 en demos. Esto es la FOX y cualquier cosa puede ocurrir, pero si mantienen estas series sabiendo el desgaste que sufren a lo largo de una temporada, no apostaría a que llegan a Navidades.

La casi infalible CBS tampoco ha andado muy fina este mes de estrenos y una de sus grandes apuestas puede ser decapitada en cualquier momento. Nos referimos a Hostages, protagonizada por Dylan McDermott y Toni “Tara” Collette, que marcando poco más de 5 millones y un 1.2 en demográficos no ha caído ya porque la CBS está esperando a que las demás cadenas sean las primeras en pronunciarse sobre las cancelaciones. Ya sabéis, ninguno quiere ser el primero en caer.

glee

Viejos éxitos

Pero no solo los estrenos corren peligro y también tenemos veteranas, antiguas vacas sagradas y gallinas de los huevos de oro, que caminan sobre el alambre a punto de caer al precipicio.

La antaño fenómeno-fans Glee ha comenzado la nueva temporada perdiendo casi un millón y medio de espectadores respecto a la pasada y anotando un raquítico 1.5 en demos. Esto olería mal si no fuera por la extraordinaria y desmesurada máquina de hacer dinero en la que se ha convertido y que en breve superará la barrera de los 100 capítulos que le asegura la sindicación, es decir, emitirse en cadenas locales ahorrando costes de producción.

Y por último, mencionar Revolution. La que fuera serie revelación de la temporada pasada no ha podido mantener sus buenos registros sin la ayuda de The Voice y ha caído a unos peligrosos 5,3 millones de espectadores -1.5 en demos- en su segundo capítulo. Tener el nombre de JJ Abrams detrás no es de mucha ayuda en los últimos tiempos e incluso me atrevería a decir que es perjudicial debido a las altas expectativas creadas en torno a una serie.

Y vosotros ¿tenéis la desgracia de seguir alguna de las series que están en peligro? ¿Se os han quitado las ganas de continuar con ellas? ¡Contadnos!