Hostages

Después del análisis que hicimos el lunes sobre los estrenos que mejor le han salido a las principales cadenas de Estados Unidos, esta vez es el turno de la otra cara de la moneda. Entre tanta novedad, siempre hay unas cuantas ovejas negras. Nosotros esperamos que ninguna de ellas sea la que seguís habitualmente, por lo que vayamos una por una.

Dos teóricos peces gordos en peligro

Cuando por el mes de mayo se anunciaron las nuevas ficciones que llegarían durante el actual curso televisivo, pocos apostaban a que Hostages y Once Upon a Time in Wonderland iban a convertirse en los grandes fiascos del año. Hostages lo tenía todo para triunfar: Dylan McDermott y Toni Collette al frente del reparto, Jerry Bruckheimer en la producción, una premisa potente y emitirse en la CBS parecen no haber sido suficiente para enganchar al público. Su estreno ya dejó mucho que desear con poco más de 7,5 millones y por debajo de la barrera psicológica del 2,0 en demos (exactamente 1,8). En sucesivas semanas, estos datos han ido empeorando para sufrir un ligero repunte en los últimos dos capítulos, aunque no resultará suficiente para salvarla de la quema. Creo que CBS aguantará para emitir los primeros 13 capítulos, si es que no la entierra antes.

Por su parte, el Spin-Off de la ABC ha corrido aun peor suerte, pues sigue en caída libre y es una firme candidata  a ser la próxima cancelación. Su serie madre tampoco pasa por su mejor momento y el olor a croma y cartón piedra que recorre el País de las Maravillas no han servido más que para ahuyentar televidentes.

Y no dejamos la ABC para referirnos a otra de las ficciones con más posibilidades de abandonar este mundo en un futuro muy cercano. Betrayal -vaya nombre más espantoso- está tan hundida que ni siquiera supera el 1,0 en demos. Estamos hablando de la ABC, cadena donde se emiten éxitos como Modern familyScandal o Anatomía de Grey, y estas audiencias parecen propias de la CW. ¡Inadmisible!

Audiencia Estrenos Estado de Salud Primeras víctimas

De momento, y solo de momento, tanto FOX como CW no han tirado de hacha para cortar cabezas. De hecho, FOX ha concedido temporadas completas a todos sus estrenos. Peor le han ido las cosas a la NBC -nada raro-, que ha tenido que prescindir de dos (Ironside y Welcome to the Family) de sus cinco estrenos y que tiene otros dos productos en la cuerda floja (Michael J.Fox Show y Sean Saves the World). Un bagaje nefasto para una cadena que ha vivido tiempos mejores y que ahora vive de las rentas de The Voice y algún evento deportivo. Mejor les iría las cosas si en vez de cancelar series despidieran a algún que otro directivo.

ABC fue la primera en pasar a la acción cancelando, con tan solo dos capítulos emitidos, su comedia Lucky 7. The Goldbergs comenzó potente con más de nueve millones de espectadores y un 3,2 en demos, pero ya ha perdido cuatro millones y se queda en el 1,7. Peor comportamiento todavía ha tenido Trophy Wife, que se estrenó con 6,6 millones y un 2,3 en demos para caer a los cuatro pelados y un escaso 1,2 en la franja comercial.

En CBS sí que no tuvieron piedad con la comedia We Are Men y en su segunda semana dijo adiós con unos datos preocupantes. La verdad es que la noche de los lunes va a ser un quebradero de cabeza para la cadena pues How I met your mother finalizará esta temporada, Two Broke Girls están comenzando a notar el desgaste y de los estrenos de este año tan solo ha funcionado -y a medias- Mom.

Caso especial: Brooklyn Nine-Nine

brooklyn-nine-nine1

La nueva comedia de uno de los responsables de Parks & Recreations es un caso aparte. Comenzó su andadura televisiva con seis millones de espectadores y un prometedor 2,5 en demográficos y, a pesar de haber perdido audiencia de manera alarmante, la cadena parece confiar ciegamente en ella. La FOX ha encargado nuevos guiones y, lo que es más importante, le ha reservado un hueco Post-SuperBowl. Brooklyn Nine-Nine viene marcando datos bastante normales pero su comportamiento está siendo mejor que el de Dads, la otra comedia estrenada este año. La cadena del todopoderoso Rupert Murdoch está a la espera de American Idol para relanzar su parrilla a falta de nuevos éxitos. Glee es tan solo una sombra de lo que llego a ser y la temporada que viene dirá adiós, mientras que The Mindy Project y New Girl tampoco están para tirar cohetes y solo el bloque de animación de los domingos funciona correctamente.

Aquí os dejamos un enlace a la tabla con los datos que han marcado los capítulos desde su estreno:

tabla audiencias estrenos 13 14_opt