Bones CartelCuarta y última entrega de nuestro análisis de audiencias que nos ha acompañado durante algunas semanas en este inicio de temporada. Hoy vamos a centrarnos en aquellas series que van dejándose espectadores en el transcurso de los capítulos y empeoran los datos que venían marcando durante años anteriores.

Mínimas pérdidas

En este apartado englobaremos aquellas ficciones cuya pérdida de audiencia es prácticamente inapreciable. Dentro de este variopinto grupo podemos encontrar entre otros a NCIS (-2,33 %) que, un año más, -y ya van…- consigue coronarse como la serie más vista en USA con casi 19 milloncejos de nada. Mark Harmon y toda su “troupe” de investigadores militares atraviesan una racha impresionante y parece que va a durar un tiempo.

Las comedias Modern Family y How I Met Your Mother también se dejan ver en el grupo de las “saludables”. Si la primera nota un ligero bajón (-2,44 %) para seguir marcando unos estupendos datos en la demo comercial, la comedia de CBS parece haber fidelizado a un público que no piensa despegarse de la pantalla hasta su definitivo adiós en la primavera de 2014… pero tranquilos, porque ya tenemos confirmado su spin-off y como no podía ser de otra manera se llamará How I met your father -muy originales, sí señor-.

Especial es el caso de la británica Downton Abbey, que en su cuarta temporada sigue marcando audiencias estratosféricas en las islas.

Bajada Imperceptible

Desgaste por los años

Les llega el turno a aquellas series que, aunque no se han dejado excesivos espectadores en lo que llevamos de curso televisivo, símuestran signos preocupantes de desgaste. Los ejemplos más importantes los tenemos en CSI y El Mentalista. Los forenses más rápidos de la televisión ya van por su decimocuarta temporada y llevan unas cuantas en caída libre; últimamente se han abonado al dos pelado en demográficos e incluso ha llegado a marcar 1.9 en el tercer capítulo de la temporada. Recordemos que Miami y Nueva York cerraron con datos similares. ¿Se atreverá la CBS a cerrar su último laboratorio criminalístico?

Para Simon Baker las cosas tampoco pintan muy bien; ya no es la estrella que era en sus inicios y sus últimos datos así lo corroboran -ha llegado a marcar menos de ocho millones y un 1.2 en demos-. Es hora de conocer la identidad de Red John y cerrar el chiringuito.

Desgaste temporadas

Descenso importante

Aquí entramos en la parte caliente de la parrilla -¡Jo! Menudo chiste- donde las series que aparecen en la lista muestran signos de agotamiento. Glee, la exgallina de los huevos de oro de Fox, puede dar gracias a que tiene asegurada una sexta y última temporada porque de lo contrario estaríamos hablando de cancelación casi segura en mayo. Y es que hace ya mucho que la serie dejó de lado sus tramas desenfadadas a ritmo de musical que tanto nos encandilaron en sus comienzos -un servidor se bajó del carro poco después del capítulo dedicado a Britney Spears- para dar paso a historias que solo daban vueltas sobre los mismos temas y personajes una y otra, y otra, y otra vez. La ficción del muy de moda Ryan Murphy ha bajado hasta los preocupantes 4 millones de espectadores y el 1.5 en demos, y solo el capítulo de despedida de Finn consiguió devolverle algo de la notoriedad perdida.

Otra de las que parecía que aguantaría una larga temporada entre nosotros era Once Upon a Time, aunque sin embargo sus audiencias se ven cada vez más lastradas por la pérdida de frescura en sus tramas y en la novedosa forma de mostrarnos los cuentos de toda la vida. Se ha dejado un millón de espectadores respecto a la temporada pasada y el problema es que el grifo parece no cerrar.

Desgaste importante

Preocupante

Acercándonos a la zona más peligrosa, nos encontramos con productos de la talla de Boardwalk Empire, que se ha dejado casi un 16 % de espectadores desde el año pasado. A pesar de ello la HBO sigue confiando en la serie de Steve Buscemi y la ha renovado para una quinta temporada.

Uno de los fenómenos televisivos del año pasado, Arrow, cae un 15,63 % y exactamente medio millón de espectadores respecto a su exitosa primera temporada. De momento no son datos preocupantes, pues sigue siendo uno de los grandes éxitos de la CW, pero por si acaso que se ande con cuidado en sucesivas temporadas que a buen seguro tendrá.

Desgaste Preocupante

Alarma

Llegamos a la última parada, también conocida como “El Infierno”. ¡Exagerado! Dirán algunos… Para nada. Las series que se muestran en la siguiente tabla superan todas el 20 % de perdida de espectadores, datos alarmantes para cualquier ficción. Pero lo más preocupante de todo esto es que las afectadas distan mucho de ser alguno de los productos más vistos de la televisión.

Tenemos el caso de Revolution, que cada vez parece tener más asegurada su defunción. Se ha dejado 1,75 millones de espectadores respecto a su “exitosa” primera temporada y ahora viene  marcando datos raquíticos para una serie de su envergadura (1.4 en ratings y poco más de 5 millones en su último episodio). Dos hombres y Medio tampoco pasa por su mejor momento; el interés inicial que suscitó la incorporación de Asthon Kutcher hace un par de temporadas (28 millones de televidentes) ha derivado en una perdida paulatina de audiencia que la ha llevado a mínimos históricos con poco más de 8 millones y un pobre 2.0 en demos.

Pero la peor parte de todas se la lleva la CW con su “Bella y Bestia” y The Carrie Diares. La nueva versión del clásico cuento se convierte en la serie que más desciende de todas las analizadas (-33,54 %). La ecuación es la siguiente: Mayor Descenso + Malos Datos=CANCELACIÓN SEGURA. La versión joven de Sexo en Nueva York lo tiene también muy pero que muy crudo… en realidad, crudísimo. Hundida en los viernes, no consigue llegar al millón de espectadores y marca un penoso 0.3 en demográficos. Sarah Jessica Parker debe estar revolviéndose en su tumba… o donde esté.

Alerta

Caso Especial

Mención aparte merece Bones. La veterana serie de FOX había descendido en su emisión de los lunes un 25 %, siendo de lejos su peor temporada. Pero la cadena, en un movimiento sin pies ni cabeza ha destrozado el “exitoso tandem” que formaba junto a Sleepy Hollow y la ha trasladado al cementerio de los viernes donde se ha hundido otro 30 % (1.2 en demos). Aun así, la cadena parece contenta pues mejora los datos que venía marcando la versión junior de Masterchef y los que antaño marcaba la desaparecida Fringe.