The_Fugitive_movie Harrison Ford (Chicago, 1942) es uno de los rostros más populares del cine de ayer y de hoy y muy pocas de sus películas han pasado desapercibidas. Reconocido por crítica y público, el señor Ford logró encumbrarse con su interpretación de Han Solo en la trilogía original de Star Wars, pero la fama mundial le llegó a finales de los 70 de la mano de su personaje estrella, Indiana Jones. Y es que ese sombrero y ese manejo del látigo no serían lo mismo sin él debido a que su esencia como actor brilla con cada secuencia.

Muchos son los reconocimientos y galardones que ha obtenido a lo largo de su carrera, siendo el último en 2010 cuando obtuvo el Premio César honorífico al conjunto de su trayectoria como actor. Sin embargo, los Globos de Oro y los Oscar son otra historia, ya que se le resisten los premios de peso… Aunque con ninguna de ellas logró la gloria, el actor estadounidense puede presumir de numerosas nominaciones por Witness (1985), El Fugitivo (1993), Indiana Jones (1970), Sabrina (1995) o Air Force One (1997).  Pese a todo, él promete seguir dando mucha guerra y más tarde o más temprano todo llega… ¡Calma y paciencia, querido!

Este mes lo podremos volver a ver en la gran pantalla con una nueva incursión en la ciencia ficción. Se trata de El juego de Ender, en la que nos transporta a un futuro desolador donde los humanos, en guerra con los extraterrestres, tratan de prepararse para una futura invasión. El coprotagonista de Star Wars vuelve a subirse a una nave espacial para salvar el futuro del planeta. ¿Logrará convencer al público? La cinta dirigida por Gavin Hood promete dar mucho que hablar…

La eterna persecución

ElFugitivo

Pero si hay una película con la que Ford lo dio todo es El Fugitivo (1993). Recuerdo que fue una de las primeras películas de acción que vi y tengo grabada en mi retina cada escena. La he visto en numerosas ocasiones y cada vez me gusta más porque es de esas cintas que ponen un domingo noche en la televisión y una fuerza cósmica te impide cambiar de canal.

Si me tuviera que quedar con una escena, sin duda elegiría el momentazo del descarrilamiento del tren. Cuando todo parece perdido y la cárcel ya asoma al final de camino, un “trágico accidente” le abre las puertas de la libertad. La tensión se respira en los casi cuatro minutos de secuencia, pero Ford y sus barbas nos dejan con la boca abierta y con un suspiro de alivio al ver que sale ileso de tan tremendo choque.

Para todo aquel que no haya visto El Fugitivo, le animo a hacerlo, ¡no os arrepentiréis! Y vosotros, ¿con qué película de Harrison Ford os quedáis? Difícil elección, pero la favorita es…

.

.