Big_Fish-838287233-largeHay películas que se quedarán en nuestro recuerdo para siempre así pasen los años por un simple motivo: han conseguido llegar a nuestro corazón. Ya sea por su crudeza, por su sensibilidad, por su mensaje, por su originalidad… Hay algo que las hace diferentes al resto y dejan poso. Esto puede resultar algo muy personal, pero muchos coincidimos en gustos y señalamos una película como “especial”. Hoy queremos rescatar una de esas cintas que mañana cumple 10 años desde su estreno: se trata de Big Fish. El guion es una adaptación de la homónima novela de Daniel Wallace –igual de recomendable que este film- que viene a contarnos la increíble historia de Edward Bloom (Ewan McGregor/) narrada por él mismo –con efectos especiales incluidos- para su hijo Will (Billy Crudup), que ha ido a visitarle tras años sin dirigirse la palabra, debido al grave estado de salud en el que este se encuentra. A través del extraordinario relato que le será contado, Will empezará a saber quién era de verdad su padre. 

Magia y fantasía se entremezclan en esta cinta dirigida por Tim Burton –una de las imprescindibles de su filmografía junto con Ed Wood y Eduardo Manostijerasdonde se exponen dos líneas argumentales: la relación padre-hijo, cruda y tensa, con sus tira y afloja constantes y nada espectacular; y la vida de Edward Bloom, llena de historias maravillosas. ¿Cuál prefieres de las dos: la cruda realidad o la fantasía? El director no olvida su estilo gótico, pero infunde color y luz y nos ofrece aventuras, romance y comedia envueltos en optimismo e ilusión que solo se turban cuando nos toca volver a la realidad, a la vida real.

Hoy queremos rescatar una de las escenas más míticas de esta bellísima película en la que Edward Bloom, para conquistar a su amada Sandra, decide llenar la calle de narcisos, sus flores favoritas. ¿Cómo olvidar a ese Ewan McGregor sonriente y vestido como un pincel, rodeado de flores amarillas mientras la música suena? Yo también me hubiese casado con ese hombre.

Y tú, ¿qué destacarías de esta película de Tim Burton? ¿Qué momento te es imposible olvidar? ¡Cuéntanoslo!