Agosto1x70Un poco escondida llegó Agosto a nuestras carteleras y es que otros estrenos de enero como A propósito de Llewyn Davis, la última de los hermanos Coen; El lobo de Wall Street, la vuelta a la pantalla del tándem Scorsese-DiCaprio o La gran estafa americana, la última de O. Russell -que está arrasando en los premios y llegará a nuestras pantallas la semana que viene-, han hecho sombra al segundo largometraje de John Wells, inspirado en la obra teatral, ganadora de un Premio Pulitzer, de Tracy Letts que se ha encargado de redactar el guion esta adaptación. La crítica, por lo general, la ha recibido de manera positiva aunque sin tirar cohetes, pero es una obra que convencerá al gran público con sus cualidades, suficientemente llamativas para ocultar sus lagunas.

Wells nos hará situarnos en el estado de Oklahoma, donde se encuentra la gran casa de los Weston, en la que ya solo vive el matrimonio –tras la emancipación de sus tres hijas- formado por Violet (Meryl Streep), enferma de cáncer, y su marido Beverly (Sam Shepard). Cuando este último desaparezca sin más la familia se reunirá en la casa y no tardarán en salir a la luz viejas rencillas y trapos sucios. Un drama familiar muy intenso en el que podremos reconocer algunas disputas típicas mezcladas con un poco de “noveleo” para darle algo más de morbo.

El gran acierto de esta cinta es su gran reparto en la que tenemos nombres como, además de los ya mencionados Shepard y Streep, Julia Roberts, Julianne Nicholson y Juliette Lewis, como las tres hermanas Weston, además de otras cara conocidas como Ewan McGregor, Abigail Breslin o el omnipresente Benedict Cumberbatch, que nos regala un momento musical para el recuerdo. Con mayor o menor gracia, todos nos brindan unas estupendas interpretaciones en la que brillan con luz propia la veterana Streep y Julia Roberts, que protagonizan un auténtico duelo de titanes en el que no queda del todo claro quién sale vencedora. Sin duda, sus nominaciones a los Oscar quedan más que justificadas.

220004-august-osage-countyEl primer tramo de Agosto será absolutamente absorbente y alcanzará su punto álgido en la escena de la comida familiar, en la que no habrá tapujos a la hora de sacar las vergüenzas familiares y la tensión se cortará con tijeras. A partir de ese momento, el guion se deshinchará poco a poco y se dará rienda suelta a los chismes y al dramatismo, aunque quedará la esencia del mensaje de esta cinta: la gran hipocresía familiar. ¿Tener lazos sanguíneos con alguien te lleva automáticamente a tener una relación auténtica? Para Wells, desde luego, no es así y nos pondrá unos cuantos ejemplos a lo largo del film que reforzarán su hipótesis y se valdrá para ello de la gran cantidad de personajes presentes que se relacionarán de diferente manera. Es una auténtica lástima que el hecho de que haya tantas historias cruzadas entre protagonistas provoque que algunos  de ellos queden desdibujados y nos quedemos con ganas de saber más debido a que se nos ofrece poca información individual, es todo muy general.

No obstante, no te quedes sin disfrutar de Agosto, de su maravilloso reparto y de su trasfondo. Solo por ver la batalla campal –interpretativa y cinematográfica- merece la pena.


Y a ti, ¿qué te ha parecido Agosto? ¿Quién gana la batalla Streep o Roberts? ¡Opina!