la venus de las pieles

Entre directores de culto se suelen hacer numerosas comparaciones para comprobar cómo está la carrera de cada uno, y aunque estas resultan odiosas, no dejan sino observar hechos y realidades. A modo de previa, queremos presentaros uno de los estrenos de esta semana, La Venus de las pieles, lo nuevo de Roman Polanski, que recientemente ha recibido 7 nominaciones a los Premios César de Francia. Aparentemente, es un buen plan para el fin de semana, pese al ostracismo al que se ha visto relegado su director en los últimos años, con escándalos personales incluidos. Por contra, hay otros genios que no hacen sino mejorar sus críticas con los años. No hay más que ver el éxito de Martin Scorsese y su Lobo de Wall Street.

La Venus de las pieles es una historia de amor y odio entre un director de casting que anda buscando a su musa para interpretar su obra y la candidata elegida, perfecta pero con un carácter totalmente antagónico y odioso para nuestro amigo. Además, supone la cuarta colaboración del director con la veterana actriz Emmanuelle Seigner, quien es también su actual esposa, tras Frenético (1988), Lunas de hiel (1992) y La novena puerta (1999), y la segunda cooperación entre los protagonistas, ya que ella hizo junto a Mathieu Amalric La escafandra y la mariposa (2007).

Los César parecen haber devuelto a primera línea al realizador de grandes obras maestras como La semilla del diablo (1968), Chinatown (1974) o El pianista (2002). De unos años para atrás, los proyectos del polaco se han visto afectados por las acusaciones de abuso sexual y el no poder pisar suelo americano ni británico, pues sería arrestado de inmediato por las autoridades. De hecho, no pudo recoger en la ceremonia de los Oscar 2002 su premio a Mejor Director por El pianista. Esperemos que los jurados de festivales se fijen únicamente en lo artístico en un futuro y dejen trabajar a un realizador que, desde la mencionada en 2002, no ha vuelto a recibir el favor de crítica ni público, salvo las contadas excepciones de El escritor fantasma (2010) y Un dios salvaje (2011), que, aun así no recibieron mucha publicidad ni nominaciones americanas. Y es que los escándalos parecen estar afectando a la calidad de sus trabajos y a su reconocimiento.

El techo en el horizonte de Scorsese

el lobo de wall street scorsese

No exento tampoco de polémicas en cada uno de sus trabajos, Martin Scorsese parece llevar el camino opuesto del polaco, ya que sus cintas son cada vez más valoradas por crítica y  público norteamericano, una ascensión que comenzó probablemente con su mejor film, Uno de los nuestros (1990), del que se dice que no quiere oír hablar en comparaciones, ya que busca aún realizar su mejor película. Con el tiempo, Taxi Driver (1976), Toro Salvaje (1980) y Casino (1995) han sido consideradas entre las mejores películas estadounidenses en un reconocimiento moral mayor que los premios obtenidos en su momento.

Queda ahora la sensación de que buenas películas como Infiltrados o La invención de Hugo recibieron la compensación en forma de premios por sus trabajos anteriores, tan injustamente tratados. Una  situación que parece solucionarse con este animal, El lobo de Wall Street, una estupenda película de humor negro y surrealista diversión dramática que se llevará los premios que justamente se merezca, principalmente en la figura de Leonardo DiCaprio. El también realizador de Gangs of New York parece hallarse en estado de gracia, y ya se encuentra preparando futuros trabajos.

Es obvio que en la cima no pueden estar todos los que debieran y las épocas de unos y otros vienen y van. ¿Veis justo que el cine de un director se vea afectado por sus problemas personales y ajenos a la película? ¿Creéis que Scorsese mejorará lo presente? 

.