Portada-del-Film1Hay actores que son inolvidables. Da igual que -desafortunadamente- nos abandonen para siempre por causas naturales o decidan dejarnos de forma voluntaria alejándose de las pantallas donde les conocimos. Da igual que lo hagan, ellos seguirán siendo los que dieron vida a nuestros héroes o a nuestros villanos, se seguirán apareciendo en nuestros sueños o en nuestras pesadillas porque forman parte, al fin  y al cabo, de un fragmento de nuestra memoria cinéfila y de eso, amigos, nadie puede desaparecer. Hace poco nos dejaba el brillante Philip Seymour Hoffman de manera dramática y tan solo unos días después Kristin Scott Thomas anunciaba su retirada, pero hoy no estamos aquí para hablar de ellos -aunque podríamos hacerlo- hoy venimos a recordar a un actor que ayer sopló 71  velas y lleva unos años lejos del celuloide, aunque ha amenazado con volver devolviéndonos a algunos seguidores la esperanza perdida. Hoy hablamos de Joe Pesci.

Dicen que gracias a su papel en The death collector (1975) Martin Scorsese y Robert De Niro se fijaron en él y le dieron un telefonazo para que participase en Toro Salvaje (1980) interpretando a Joey LaMotta, papel que le valió su primera nominación a los Oscar. A partir de ahí es fácil seguir sus pasos: Érase una vez en América (1984), Uno de los nuestros (1990), JFK: Caso abierto (1993) o Casino (1999), joe pson sus películas más destacables, especializándose en el papel de gangster graciosete –que no tonto, ni blandengue-. Tras participar en Arma letal 4 (1998) anunció su retirada del cine para centrarse en otras dos pasiones: el golf y la música. Sin embargo, después de esa declaración ha aparecido brevemente en las películas El buen pastor (2006) –dirigida por su amigo  – y Love Ranch (2010). No obstante, puede que no ande lejos de volver a partipar en un film, ya que en un principio iba a formar parte del elenco de Drake’s Fortune –proyecto que anda un poco perdido- y aparece en la cinta Gotti: Three Generations, cuyos productores han sido demandados por el actor por prometerle un papel importante cuando, en realidad, cuenta con pocos minutos.

Pese a su intensa carrera llena de papeles inolvidables, hoy queremos recordar el que le dio el Oscar en 1990 por interpretar al inolvidable Tommy DeVito en Uno de los nuestros, una de las mejores películas de Martin Scorsese. Queremos rescatar la escena en la que aparece rodeado de Henry Hill y otros amigotes que escuchan con atención una de sus anécdotas tras un golpe y cuando el propio Hill le comenta lo gracioso que es… estalla la fiera. Pesci se hace amo y señor de la pantalla en esta escena inolvidable, ¿la recuerdas?

Y tú, ¿qué otras escenas de Joe Pesci recuerdas? ¿Con qué interpretación te quedas? ¿Te gustaría volverle a ver en la pantalla? ¡Opina!