nebraskaEste fin de semana llega a nuestras pantallas Nebraska, lo último de Alexander Payne tras Los descencientes (2011), colándose de nuevo en los Oscar de forma discreta -entre el jolgorio formado por Gravity, 12 años de esclavitud, El lobo de Wall Street o La gran estafa Americanapero contundente, nada más y nada menos que seis nominaciones acumula, incluyendo Mejor Película, Director y Actor protagonista. Sin duda, una cinta imprescindible si quieres estar al tanto de las películas candidatas a la preciada estatuilla dorada, además cuenta con el apoyo incondicional de la crítica y del público que ya ha podido disfrutarla. No pinta nada mal.

Como ya hiciese en A propósito de Schmidt (2002), se mete en el terreno de las road movies con esta nueva cinta que nos contará el viaje que harán un padre alcohólico junto a su hijo, con el que no guarda una estrecha relación, desde Montana hasta Nebraska –Estado que comparte también con la cinta nombrada- para cobrar un supuesto premio millonario. Una historia narrada con una fotografía en blanco y negro que, por muy lograda que esté, nada tiene que hacer al lado de Emmanuel Lubezki y su trabajo en Gravity. A veces la suerte no acompaña y te colocan al lado del más guapo de la fiesta y así no hay quien ligue.

Nebraska llega a nuestros cines a casi un mes de la ceremonia de premios más esperada del año, otras películas la seguirán en las próximas semanas, como Her, lo último de Spike Jonze; o Philomena, de Stephen Frears. De forma tardía y tras la gala llegará Dallas Buyers Club, de Jean-Marc Vallée, pero las quinielas las podremos hacer igual. No podemos faltar a la cita con una cinta candidata que ofrece calidad, para ir abriendo boca os dejamos el tráiler:

Y tú, ¿irás a ver Nebraska este fin de semana? ¿Crees que tiene alguna posibilidad en los Oscar? ¡Cuéntanoslo!