La combinación de cifras más solicitada de la historia de la bonoloto estadounidense debe su razón de ser a Lost, la serie que revolucionó la ficción televisiva tal y como la conocemos hoy en día. 4, 8, 15, 16, 23, 42 eran los números -supuestamente- malditos que enlazaban las vidas de unos personajes que ya son historia de la caja tonta. Como bien recordaréis muchos, los capítulos de las primeras temporadas seguían siempre el mismo patrón de presente y pasado intercalado en forma de flashback. Fue en uno de ellos cuando descubrimos que Hurley, ese rizado bonachón entrado en carnes que interpretaba Jorge García, se llevó una millonada por apostar justo esos números. “Qué buena suerte”, pensó él. Pero, como descubrimos más tarde, nada más lejos de la realidad…

Hugo Reyes, su nombre completo, era inocente y patoso; entrañable y vulnerable; era una mezcla perfecta entre esa persona que te llevarías a una isla desierta y esa otra que nunca desearías tener en tu mismo equipo para disputar las pruebas de Supervivientes. El pobre quería -novieta incluida- y se dejaba querer. Tanto es así, que no tardó en convertirse en uno de los personajes más estimados por los millones de fanáticos que seguían La isla. Pues resulta que hoy, lunes 28 de abril, el señor García cumple 41 añitos. Bien traídos o no, ahí ya no entramos, pero siempre es buen momento para rememorar la producción ideada por J.J. Abrams, Damon Lindelof, Carlton Cuse y Jeffrey Lieber. Por ejemplo, muchos de vosotros recordaréis dónde habíais visto el último capítulo… pero ¿y dónde lo habrá visto los propios actores? Echadle un ojo a este vídeo en el que nuestro gordinflón favorito se pone a llorar al verlo por primera vez:

El difícil conflicto de separar realidad de ficción acompañará a estos intérpretes durante el resto de sus carreras profesionales -véase el caso de los seis de Friends-, por mucho que algunos como Evangeline Lilly o Matthew Fox se empeñen en hacerlo olvidar. A nuestro juicio, más complicado lo tendrá García por su definidísimo patrón físico. Como muestra, otro botón. Recuperamos ese momento del capítulo número 11 de la cuarta temporada en donde un Hurley excesivamente generoso comparte una chocolatina con el siempre retorcido Benjamin Linus:

 

Como curiosidad acerca de los famosos numeritos, deciros que en 2011 la ficción pasó a ser realidad… Durante el primer sorteo del año de Mega Millions -el equivalente norteamericano al Euromillones-, hasta 4 de las 6 cifras aparecieron en el gran premio ganador. Tantas fueron las personas que apostaron por esos números que la recompensa no fue excesiva si tenemos en cuenta las ínfimas probabilidades de resultar agraciado. Aun así, ellos encantados con la maldición isleña.