El perro cartelCuando hablamos de los hermanos Clegane nos invade una extraña mezcla de repulsión y compasión. Si durante la emisión de la segunda temporada -o la lectura de “Choque de Reyes“- nos hubieran preguntado por el personaje más odiado después de Joffrey Baratheon, muchos de nosotros hubiéramos contestado con el nombre de alguno de estos dos personajes. Con el paso del tiempo, de los capítulos de la serie y de la novela, descubrimos más detalles sobre la historia del menor de los Clegane, conocido en todo Poniente como “El Perro“. El que su camino se cruce con el de Arya ayuda lo suyo y es que, a pesar de las crueldades que ha cometido a lo largo de los años al servicio de los Lannister, se atisba algo de humanidad detrás de ese rostro desfigurado por el fuego.

Ya debéis estar más que enterados: en Juego de Tronos ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos, nada es blanco o negro; los personajes se mueven en una escala de grises y es difícil catalogar sus acciones dentro de unos parámetros precisos de bondad o maldad.

Traumática infancia

La niñez de Sandor estuvo marcada por un brutal acontecimiento que le lleva a sentir auténtico pánico por el fuego. A los siete años robó un juguete de su enorme y despiadado hermano, conocido como “La Montaña”, quien al descubrirlo tuvo la feliz idea de incrustar su cara dentro de un brasero. Este hecho le provocó el consabido pavor al fuego y una desfiguración de la cara que no hace más que acrecentar su temible apariencia. Se sabe, además, que el día en que su hermano Gregor tomó posesión de los derechos de la Casa Clegane se enroló en el ejército Lannister.

En la serieEl perro y la Montaña

Es el Escudo Juramentado de Joffrey Baratheon. Durante la primera temporada participa en el Torneo de la Mano –en honor a Eddard Stark- en el que se enfrenta a su hermano para evitar que mate a Ser Loras. El joven Tyrell, en agradecimiento, alza su puño y lo nombra campeón.

A pesar de deberle lealtad a Roca Casterly ha jugado un papel fundamental en la protección de las dos jovenes Stark,  salvando a Sansa en los disturbios de Desembarco del Rey. Huyó de la ciudad durante la Batalla del Aguasnegras cuando Tyrion sacó su vena pirómana y comenzó a utilizar el fuego valyrio contra las huestes de Stannis Baratheon. Durante su huida es capturado por la Hermandad sin Estandartes liderada por Lord Beric Dondarrion y sentenciado a juicio por combate del que sale vencedor. Tras estos acontecimientos decide secuestrar a la pequeña Arya para poder cobrar un rescate por ella. En un principio, Arya no es mas que un vehículo para obtener una recompensa económica pero poco a poco se dan cuenta de que solo se tienen el uno al otro y comienza a advertirse una relación casi paternal entre ambos; sentimientos que se confirman tras los acontecimientos de la Boda Roja.