Big_Bad_Wolves-829888713-largeEste fin de semana llega a nuestras pantallas Big Bad Wolves, una propuesta israelí que ha llegado a cruzar nuestras fronteras gracias al director estadounidense Quentin Tarantino que en octubre de 2013 la calificó como, ni más ni menos, la mejor película del año,  quizás aún le faltaba por ver grandes éxitos como La vida de Adéle, El lobo de Wall Street, Her o La gran belleza, pero quizás siga manteniendo su opinión. Además, ganó dos premios en el Festival de Sitges -Mejor director y Mejor banda sonora-, pero ¿de verdad es tan buena como la pintan?

No se puede negar que la temática que nos presenta la cinta escrita dirigida por Aharon Keshales y Navot Papushado es muy del estilo tarantinesco: crimen, venganzas y humor negro. Ellos mismos han hecho pública su admiración por el director de Pulp Fiction, así como por los hermanos Coen y su cinta Fargo. No obstante, la crítica en general no se ha deshecho en grandes halagos y la califican, en su mayoría, como gore, demasiado larga, mezquina y carente de moralidad tratando temas tan delicados como la pedofilia. Conociendo a Tarantino, seguro que estos adjetivos no están muy equivocados, pero… ¡oye! lo mismo hay quien le encuentra el gusto como lo hemos hecho con otras cintas como Malditos Bastardos o Django desencadenado, aunque es probable que esta no llegue a tales alturas.

La suerte está echada para este film israelí que se la juega este fin de semana en la cartelera. ¿a quién le harás caso?