Durante estas semanas, el paraíso selvático y colorista de Brasil es noticia por diversos acontecimientos. Por un lado, en lo puramente deportivo, al albergar el Mundial de fútbol más caro de la historia y que quedará con un infame recuerdo para las aspiraciones españolas. Por otro lado, por las más que justificadas protestas ciudadanas ante los recortes en la calidad de vida y en derechos humanos. Al contrario de lo que podría pensarse, el país de la samba y la caipirinha también es fuente de importantes obras cinematográficas. A continuación, vamos a daros a conocer 10 historias de Brasil:

 10. Límite (1931)

La primera en nuestro ranking es también la más antigua. Un impresionante ejercicio cinematográfico que, para haberse realizado en las primeras décadas del cine en un lugar con escasos medios técnicos, narra con solvencia una historia de superación y autodescubrimiento. Mario Peixoto cuenta cómo tres hombres quedan a la deriva en una balsa y, mientras luchan por sobrevivir, cada uno de ellos relata un pasado duro y lleno de obstáculos y circunstancias.

.

9. El pagador de promesas (1962)

Zé es un pobre hombre, humilde y esforzado en su labor de campesino, que reza a Dios por la salud de su burro enfermo, el único sustento de su vida, y promete que si este sana irá de viaje a la capital a cumplir penitencia. Una historia de inspiración católica que ayuda a reflexionar de las bondades, injusticias y crueldades de la condición humana. Su director, Anselmo Duarte, recibió la Palma de Oro en el prestigioso Festival de Cannes, antes de lograr también la nominación al Oscar a Mejor Película de habla no inglesa.

.

8. El hombre que copiaba (2002)

La década del año 2000 ha supuesto la consagración en el panorama internacional de la filmografía de diversos países, como Corea del Sur, Grecia, los países árabes o la propia Brasil. El primer ejemplo de estas recientes películas lo constituye esta cinta de Jorge Furtado, una sencilla historia de un chico que se gana la vida haciendo fotocopias y que trata de conquistar, con ayuda de sus amigos, a la chica de sus sueños.

.

7. Detrás del sol (2001)

Walter Salles, uno de los directores más afamados de Brasil, adaptó la novela Abril despedazado de Ismail Kadaré. Uno de los protagonistas es el actor brasileño más conocido actualmente, Rodrigo Santoro, más conocido como el rey Jerjes de Persia en 300. Nominada como Mejor Película de habla no inglesa en los Globos de Oro y en los BAFTA, la narración tiene como tema central la ancestral relación de venganza y odio que pesa entre dos familias de terratenientes rurales. Esta aversión mutua llegará a sus últimas consecuencias con el asesinato del hijo de una de las familias a manos del primogénito de la otra.

.

6. El beso de la mujer araña (1985)

El veterano William Hurt ganó todos los premios a Mejor Actor -Oscar incluido- el año que trabajó en este film junto al director Hector Babenco y a un irreconocible Raúl Julia, más conocido como el patriarca de la familia Adams. Este premio y otras 3 nominaciones a las estatuillas recompensaron una coproducción entre Brasil y EE.UU., en la que dos presos brasileños, un activista contrario a la dictadura y un transexual, comparten celda, miedos e inseguridades, al tiempo que el segundo narra una interesante historia con moraleja final.

.

5. Los dos hijos de Francisco (2005)

Brasil es un país inspirador para sencillas historias de personas humildes y sacrificadas. Así, Francisco es un campesino que trabaja duro para que sus hijos puedan dedicarse a la música. Breno Silveira dirige una de aquellas películas que sin tener en su haber ninguna nominación importante consiguen llegar al corazón del espectador y ser grandes films.

.

4. A dog’s will (2000)

Dos timadores que buscan ganarse la vida como sea van anunciando La pasión de Cristo como la mejor película del mundo en su estreno. En una serie de aventuras que van entre lo desternillante y lo patético, se consigue empatizar con ambos. Dirigida por Guel Arraes, es una adaptación de la obra del mismo título de Ariano Suassuna.

.

3. Estación central de Brasil (1998)

El incombustible Walter Salles vuelve a colar otra de sus producciones en este ranking. En esta ocasión, Fernanda Montenegro, quien recibió una nominación al Oscar por esta actuación, encarna a una maestra que escribe cartas a los analfabetos que diariamente circulan por la estación. Ella se verá obligada moralmente a ayudar a un niño privado de su madre y que no sabe cómo llegar hasta su padre. Una bonita y tierna historia de humanidad.

.

2. Tropa de élite (2007) y Tropa de élite 2 (2010)

No es normal que una película y su secuela sean semejantes en calidad y eficacia. Más raro es aún que las dos sean consideradas dos de las mejores producciones realizadas en la historia de un país. Este insólito caso es el de la saga de Tropa de élite, sobre la corrupción interna de la policía brasileña, su lucha contra el narcotráfico y la delincuencia en las favelas. Como ven, acción y enemigos por todas partes asegurados, además con un guion sólido e interpretaciones coherentes. El artífice de este fenómeno policíaco brasileño es José Padilha, que no pudo revivir éxito más recientemente con su remake de Robocop.

.

1. Ciudad de Dios (2002)

Una crítica la catalogaba como la película Uno de los nuestros pero al estilo brasileño. No se equivocaba ni se quedaba corto. Fernando Meirelles pasó a los anales del cine con esta desgarradora y cruel narración de la vida en las favelas, con actores y con auténticos habitantes de las villas más pobres de Río haciendo de ellos mismos. Nombres como Zé Pequeño o Buscapé no serán desconocidos para los buenos amantes del cine. Demasiado cruda para los académicos, no ganó por ninguna de sus 4 candidaturas al Oscar, incluida la de Mejor Director, pero la prueba de su fama y calidad está en que es muchísimo más reconocida que la ganadora de aquel año, la canadiense Las invasiones bárbaras.

.

Uno de los protagonistas de Ciudad de Dios, el cantante brasileño Seu Jorge, es uno de los intérpretes del esperado film sobre la vida de Pelé, un futuro estreno que da fe de la buena salud del cine brasileño. ¿Qué opináis de estas cintas?

.