Hace unas semanas, leía un tuit que etiquetaba las películas de Michael Bay como cine de autor. Lejos, muy lejos de la concepción natural de este término, es indudable que el director californiano se ha convertido en una referencia en Hollywood dentro de los largometrajes de alta carga de acción visual. Taquillazo tras taquillazo, efectos especiales y más efectos especiales. Esta combinación que se viene forjando desde los años de Dos policías rebeldes (1995), La roca (1996) y, sobre todo, Armaggedon (1998) alcanzó su clímax con la adaptación a la gran pantalla de la primera entrega de Transformers (2007), un título capaz de recaudar más de 700 millones de dólares en todo el mundo.

Guste o no guste, pocos realizadores son tan fiables como Bay cuando hay un presupuesto descomunal de 150 millones de por medio. Ya con la perspectiva que da su casi medio siglo de vida, el estadounidense estrena ahora Transformers 4 con el apoyo de Paramount después de las sorprendentes buenas críticas que le ha dado su anterior producción, Dolor y dinero (2013).

En Transformers: la era de la extinción, la apuesta se dobla y el protagonismo pasa del cada vez más problemático Shia Leboeuf a las manos de una figura consolidada como Mark Wahlberg. Este lidera a un grupo de humanos que ayudarán a Optimus Prime y los autobots a salvar una vez más la humanidad en una de las cintas de acción más esperadas de este 2014 por los amantes del género. Os dejamos el tráiler: