Cartel (1968) Planet of the apes 2Este fin de semana llega a nuestras pantallas El amanecer del Planeta de los Simios, la secuela de la precuela –El origen del Planeta de los Simios (2011)-. Sí, nosotros también lo pensamos, todo se ha vuelto tremendamente complicado y parece que ya existe una cinta para cada ficticio momento en el que a los humanos se nos fue la mano con la experimentación y acabamos siendo dominados por una raza de monitos ultra inteligentes. Tenemos tantos films sobre ello que nos sirve como amenaza y escudo para intentar probar algo semejante y si lo hacemos… es que somos gilipollas.

No sabemos si Franklin J. Schaffner se imaginó el revuelo que iestaba comenzando cuando decidió adaptar al cine la obra literaria de Pierre Boulle, porque solo cinco años después de su alabada cinta llegó Batalla por el Planeta de los Simios, a la que le seguiría la serie de televisión, El apocalipsis…, el telefilm, el remake, El origen…, las apariciones en los capítulos de Los Simpson y ahora, por si no teníamos suficiente, El amanecer… Con tanto metraje rodado al respecto, ¿qué nos queda de la original? ¿Alguno recuerda ya al George Taylor interpretado por Charlton Heston? Puede que las nuevas generaciones sean más del guapísimo Leo Davidson (Mark Wahlberg), pero en Quién te ha visto y quién tv siempre apostamos por lo clásico y sabemos que nadie como el grandísimo Heston ha gritado mejor al darse cuenta que El Planeta de los Simios era en realidad –espera, si no sabes como acaba esta frase mejor no sigas leyendo, porque te vas a encontrar con un spoiler, uno de los más conocidos, pero al fin y al cabo, spoiler- nuestro propio planeta Tierra.

Os dejamos con esta mítica escena, uno de los mejores clamores de dolor de la historia del cine, maldiciendo las guerras frente a los restos de la Estatua de la libertad, comparable al que Al Pacino lanzaba al final de El Padrino III. Uno de esos alaridos capaz de helar la sangre, erizar la piel y provocar el odio eterno y la desconfianza contra esos seres peludos tan parecidos a nosotros. La magia del cine.

Y tú, ¿también te quedas con el clásico?