hoipjpio_mini“El cine es Nicholas Ray“, escribió Jean Luc Godard en Cahiers du Cinéma… y es que la Nouvelle Vague veneraba al cineasta. El realizador nació un 7 de agosto de 1911, por lo que mañana es el día perfecto para disfrutar de la que posiblemente sea su obra más especial, según palabras de Martin Scorsese: “Johnny Guitar es el perfecto ejemplo de una película pequeña que alcanza el estatus de clásico. Realmente no hay otro filme parecido a este”.

Este western, basado en la novela homónima de Roy Chanslor, fue dirigido por Ray en 1954 con un presupuesto de serie B. Cuando se estrenó tuvo una gran aceptación por el público pero no tanto por parte de una crítica que se ensañó con la película. A pesar de ello, actualmente está considerada un referente en el cine del oeste. El reparto es de lujo: está protagonizada por Joan Crawford -quien poseía los derechos de autor del libro- y Sterling Hayden, todo un veterano en el género.

La acción tiene lugar en Arizona en 1880 y al igual que sucede en Esperando a Godot -obra de teatro de Samuel Beckett-, Vienna  (Crawford) espera el ferrocarril ya que próximamente se establecerá un paso por los alrededores. Mientras tanto:

 

La caza de brujas

johnny_guitar_scriptVienna es la dueña de un saloon que ve truncada su tranquilidad cuando Emma (Mercedes McCambridge), la jefa de los ganaderos de la zona, le acusa de ser la culpable de la muerte de su hermano. Sin embargo, la verdadera razón del acoso son los celos que siente, pues está enamorada de un trabajador llamado Dancing Kid. Puede que sea por el uso de colores estridentes y variados para vestir a Crawford y el negro riguroso de su archienemiga y su banda, pero resulta gracioso imaginarlos como la mismísima inquisición. Solo faltaría verles señalando con el dedo y diciendo: “¡Bruja! ¡Bruja! ¡Bruja!

El amor de cine

Johnny Logan (Hayden), que se hace llamar Johnny Guitar al cambiar las armas por una guitarra, acude al saloon llamado por Vienna para trabajar como músico. Con ella compartió en el pasado un idilio, por lo que al volverse a ver reaparecen los sentimientos convirtiéndose no solo en pareja, sino también en los perfectos compañeros para esta aventura.

Estojony3s dos argumentos entrelazados dan forma a Johnny Guitar. De ahí surge una película  muy adelantada para la época por el uso de técnicas novedosas en la filmación, el empleo de colores llamativos, la caracterización masculina del personaje que interpreta Crawford o incluso su lectura profeminista. El resultado son 110 minutos intrigantes, con una banda sonora espectacular, unos diálogos fulminantes al estilo Casablanca (1942), una sobrecogedora escena de amor, una turbadora canción al piano, una fuga y uno de los mejores duelos con revólver de la historia del cine.

Pero después de la tormenta siempre llega la calma (SPOILER), Peggy Lee canta y los protagonistas se besan en una cascada. Resulta curioso ver el asombroso número de besos de final de cine en los que  el agua está  presente de una forma u otra.

Play the guitar, play it again, my Johnny
Maybe you’re cold, but you’re so warm inside
I was always a fool for my Johnny
For the one they call Johnny Guitar