chimage.phpEl pasado lunes 18 de agosto Edward Norton cumplió 45 años. Desde aquí hacemos un llamamiento público para agradecerles a Lydia y Edward por haber traído al mundo a este gigante de la interpretación. Vale, ahora diréis que últimamente no elige muy bien sus papeles y está de capa caída. Ahí tenéis razón, pero no podéis negar que la emoción que te produce verlo en El club de la lucha (1999), American History X (1998) o Las dos caras de la verdad (1996) consigue que todo lo que vino después se te olvide. Como ejemplo de películas que nos gustaría que Edward no hubiera protagonizado -o dirigido- tenemos Más que amigos (2000), El reino de los cielos (2005) y Stone (2010) -sí, ese thriller que todos pensamos que sería un peliculón porque salían Robert de Niro y Edward Norton, pero luego resultó ser un truño.

Afortunadamente para nosotros, hay alguien que también le tiene cariño a Ed y le sigue ofreciendo pequeños papeles en sus films. Este alguien resulta ser el director estadounidense Wes Anderson, gracias al cual hemos podido ver al actor de Maryland en Moonrise Kingdom (2012) y El Gran Hotel Budapest (2014). Asimismo, hace poco ha salido a la luz el tráiler de lo próximo de Alejandro González Iñárritu, Birdman, una comedia en la que Norton interpreta al enemigo del protagonista, que no es otro que Michael Keaton.

american-history-x-Vinyard-BrothersCuando a la gente se le menciona el nombre de Edward Norton, inmediatamente le vienen a la cabeza las dos mejores obras de su filmografía, una es El club de la lucha y la otra American History X. Yo me voy a centrar en esta última ya que en ella se encuentra la que para mí es la mejor escena que ha rodado en su vida.

El film dirigido por Tony Kaye cuenta la historia de Derek Vinyard (Norton), un neonazi reconvertido tras su paso por prisión, y su hermano Dani (Edward Furlong), al que quiere evitar que siga sus pasos. Es cierto que para muchos el momento más impactante de la película es el del bordillo, pero a mí el que se me quedó grabado a fuego fue el del arresto (que ocurre un minuto después). Habré visto como 20 veces esta secuencia y no hay ni una sola vez que no se me pongan los pelos de punta con la mirada de Derek hacia su hermano mientras se da la vuelta con los brazos en alto. Esa cara que parece estar diciendo “mira lo que acabo de hacer y qué orgulloso me siento”. El señor Norton representa perfectamente en una sola escena lo retorcida que puede llegar a ser la mente de su personaje. Aquí tenéis el conjunto escena del bordillo/arresto.

Y vosotros, ¿con qué escena os quedáis?. ¿Cuál es vuestro largometraje preferido del homenajeado?