guardianesResulta muy manido el comentario de que todas las películas de superhéroes son iguales. La diferencia entre una buena y una mala cinta de este género está en la forma en que nos presenten la historia. Aquí tenemos un ejemplo al que no estamos acostumbrados y que ha deslumbrado, con razón, a crítica y público, con muy buenos resultados de taquilla y de satisfacción. ¿La clave? La comedia y el tono desenfadado, más propio de una aventura espacial que de acomplejados seres con habilidades especiales.

Porque, en realidad, se trata de esto: Guardianes de la galaxia no es una cinta de superhéroes al uso. Incluye un universo propio del cómic original, con mundos interesantes y alienígenas que no tienen auténticos poderes pues están en sus respectivas naturalezas y es más un clásico de aventuras actualizado en un futuro y una galaxia lejana. Con ese potencial para desarrollar todo un sin fin de historias nuevas y originales en lo desconocido para el gran público, esta primera película sobre tan variado grupo recuerda a lo mejor de sagas míticas como Star Wars o Star Trek, pero con un toque más relajado, sin tanta trascendencia y con lugar para un humor fresco, inteligente y acorde al carácter de cada uno de los protagonistas.  A partes iguales, grandes dosis de acción, adrenalina y entretenimiento.

En cuanto a los actores protagonistas, cada uno tiene sus momentos de gloria, y cumplen bien su papel de entretener en un film que obviamente tiene su menor intención en tratar de lucir dotes interpretativas. Cada personaje tiene sus instantes, los cuales permiten desarrollar su personalidad, sus problemas y la forma en que todos ellos van congeniando y juntándose como piezas de un puzle. De todas formas, tampoco se puede decir que Vin Diesel actúe en esta película. Sería mejor decir que dice un par de frases distintas con su voz y las van reproduciendo en su rol de la planta Groot, sin más. En cuanto a las colaboraciones más famosas, como suele suceder, dan brillo a los créditos pero podían haber sido sustituidas sin inconveniente, en casos como los de John C. Reilly, Glenn Close o, especialmente, Benicio del Toro, al que anuncian con bombo y platillo pero apenas aparece cinco minutos en el film completo.

Efectos especiales a beneficio de la risa y la acción

Guardianes de la Galaxia Benicio del ToroA riesgo de que en ciertas ocasiones los momentos decisivos puedan resultar un tanto ridículos y absurdos, la originalidad de muchos aspectos del final de la cinta es algo que hay que considerar de forma muy atractiva. No hay un solo efecto especial que no ayude al placer y a la alegría del público, ya sea un fan del cómic o un mero espectador, si bien es normal que habiendo ciencia ficción de por medio otros contenidos sean cuestionables desde un punto de vista científico. La fotografía y el maquillaje brillan con luz propia. En cuanto al guion, ratificando lo dicho anteriormente, es creativo y divertido para este género cinematográfico.

Forzadamente, hay que nombrar aparte al cazarrecompensas de piel azul Yondu, que va como un guante al actor Michael Rooker, quien, por si aún no lo habéis adivinado, es el malvado Merle Dixon, hermano de Daryl, en la serie The walking Dead. El artífice de esta superproducción que está logrando muy buenas cifras y reseñas es el director James Gunn, capaz de convertir lo que parecía otro subproducto entretenido en el fenómeno cómico que Marvel estaba deseando. La última alegría, para los más seguidores, es que no cesan los rumores de que en el futuro el camino de los Guardianes y de los Vengadores termine por juntarse, estando en esta primera película su enemigo común, el titán Thanos.

Ante el abrumador éxito, la rival de la compañía de Iron Man y Spiderman entre otros, DC Cómics, está sufriendo una terrible presión a la hora de elaborar sus nuevos proyectos, entre los que se encuentra el esperado encuentro entre Batman vs Superman. ¿A cuál de las dos compañías preferís? ¿Qué opináis de los Guardianes de la galaxia?

 .