cuando_harry_encontro_a_sally_9007¿Puede existir la amistad sin sexo? ¿Está socialmente aceptado tener amistades estrechas cuando se tiene pareja? Sobre estas preguntas giraba la comedia romántica estrella de los 80. Se cumplen ya 25 años de aquel tedioso viaje en coche en el que Harry conoció a Sally camino de Nueva York. Por aquel entonces, Rob Reiner venía de rodar películas como Cuenta conmigo (1986) y La princesa Prometida (1987), pero con esta cinta se metió de lleno en la comedia romántica adulta y no le salió nada mal, porque aunque no hizo una película redonda, sí está considerada como film de referencia en este género y se cuela en las listas de ‘películas que debes ver antes de morir’. De hecho, acabó llevándose un Oscar por Mejor Guion Original gracias a Nora Ephron, y es que son los diálogos los que hacen que la cinta termine gustando a hombres y mujeres provocando más tensión aún entre los protagonistas.

A lo largo de la cinta se ven pequeños clips en los que parejas ya ancianas cuentan sus particulares batallas románticas, todas ellas verdaderas, ya que Reiner quiso aportar esa mágica realidad de que el amor puede ser encontrado en todas partes y de las formas más anodinas. 

¿Serías más feliz con Victor Laszlo o con Bogart?

Cuando somos jóvenes tenemos un ideal sobre el amor, el sexo y sobre cómo será la vida en general. Conforme van pasando los años, esos ideales se desvanecen. Y es que a pesar de que soñamos con cambiar el mundo, es él quien nos va cambiando a nosotros y puede que al principio nos hubiéramos quedado con Victor Laszlo, pero con el paso de los años quizá prefiramos a Bogart.

La cinta posee dos partes muy diferenciadas. La primera de ellas es en la que Harry Burns (Billy Crystal) frase a frase le va ganando poco a poco la partida a una pavisosa Sally Allbright (Meg Ryan). No parecen tener nada en común y realmente no lo tienen. Él es pesimista, hipocondríaco, no cree en la amistad entre hombres y mujeres sin que haya sexo de por medio; ella, es todo lo contrario.

41st Annual Chaplin Award Gala - Backstage

Años después se volverán a encontrar de manera fortuita en Nueva York. Ambos tienen pareja y él está a punto de casarse. En este momento ya se percibe un cambio entre ambos. Ya no son los mismos que al principio de la peli y, con el paso del tiempo, se irán viendo con más asiduidad hasta ir fraguándose entre ellos una amistad y la teoría que defendía impetuosamente el protagonista se va viniendo abajo poco a poco. Es en este momento cuando se inicia una segunda parte en el largometraje, donde el tono se va volviendo cada vez más romántico y Sally empieza a ganar peso en la pantalla para dejar en un segundo a plano a Harry.

Los diálogos formados por teorías y filosofías sobre la vida, el amor, la amistad, las relaciones y el sexo son los que hacen rico este film y lo que ha llegado a catalogarse incluso de woodyallenesco por el uso de estas fórmulas tan características del cineasta estadounidense. Tampoco podemos olvidar las escenas cómicas en las que existe ese tira y afloja entre ambos o el mítico gag del orgasmo fingido -fue idea de Ryan-.

Sea como fuere, 25 años después de su estreno la película ha envejecido muy bien y las cuestiones sobre las que gira el argumento no han perdido ni un ápice de actualidad. En cuanto  a los protagonistas no podemos decir lo mismo… Aun así, desde aquí felicitamos a una Meg Ryan que hoy cumple 53 años. ¡Meg, aunque te hayas pasado con el botox te seguimos queriendo igual!

¿Crees que puede existir amistad sin que se interponga el sexo? ¿Está condenada la amistad entre hombres y mujeres?