Quentin Tarantino regaló en Kill Bill: volumen 1 una de esas escenas que se quedan guardadas en la retina del espectador durante años. Allá por 2003, el realizador de Knoxville puso a la pobre Uma Thurman delante de un ejército de ninjas rabiosos con tanta mala leche como poca efectividad asesina. Sin embargo, ¿os imagináis que se os planta en casa uno de esos ninjas? A más de uno le entrarían los siete males… a no ser que se trate de Ninchaku, uno de los protagonistas de la última -y muy afortunada, todo sea dicho- campaña de Maggi.

Y es que la marca de Nestlé lleva varios meses promocionando por todo lo alto su nueva Pasta Oriental Express, un novedoso concepto de noodles que hasta cuentan con el recipiente para añadir el agua caliente dónde y cuándo se necesite prepararlos. Además del ninja, un maestro en artes marciales, una Geisha o un oso panda visitaban a todo aquel que lo desease para concederle el don de la oportunidad a través de una muestra gratis de sus tres sabores: pollo, ternera o curry. Esta iniciativa que tan bien supo aunar la comunicación online y offline sirvió a su vez para impulsar la recién estrenada cuenta de Twitter de @MaggiOriental. ¿Los habéis probado ya?