tres reyes cartel pelicula posterÉrase una vez, tres Reyes Magos llamados Melchor, Gaspar y Baltasar George Clooney, Mark Wahlberg y Ice Cube que protagonizaron una de esas películas que mejoran, y de qué manera, con el tiempo. Vista con perspectiva, la película Tres reyes (1999) fue la primera gran muestra de que David O. Russell iba a convertirse en uno de los niños mimados de la Academia de Hollywood. El que a posteriori sería el artífice de títulos como The Fighter (2010), El lado bueno de las cosas (2012) o La gran estafa americana (2013) elaboró una profunda crítica a la política nortemericana cuyo mensaje permanece desgraciadamente vigente en la actualidad.

Bajo el manto de un título que poco, o nada, tiene que ver con el día de Navidad que tanto celebramos en España, Clooney lidera un grupo de militares destinados en Iraq que, al enterarse de la existencia de una reserva robada de oro kuwaití, no dudan en violar toda clase de políticas internacionales para hacerse con la fortuna. De esa forma terminarían con un suplicio bélico sin sentido y, por lo menos, volverían a casa con los bolsillos más llenos. Sin embargo, no contaban con descubrir la cara B del pueblo árabe durante el robo, una excusa que supo utilizar el director para criticar abiertamente las muy cuestionables decisiones de su gobierno.

Estos tres reyes, que de magos tenían más bien poco, continúan teniendo tanto o más tirón que hace 15 años. De míster Nespresso, simplemente sobran las palabras. Por su parte, Ice Cube conserva su influencia como productor musical al otro lado del charco y el propio Wahlberg ha sido noticia recientemente por solicitar a las autoridades de Massachusetts que limpiasen su historial delictivo. Os dejamos con una irónica escena de este último en donde vemos cómo los soldados no dudan en disparar antes de preguntar:

 

 Como curiosidad, para los que la hayáis visto, a buen seguro que recordaréis la presencia de un cuarto rey mago en discordia. Pues este no era otro que el también director Spike Jonze, quien ese mismo año tomaría el tren de la fama internacional gracias a la inclasificable Cómo ser John Malkovich (1999).