A una semana de la entrega de los Premios Oscar, con los Globos de Oro y los BAFTA ya entregados, las quinielas deben de estar casi cerradas. Por lo general no solemos tener muchas sorpresas, ya que antes de subir las escaleras con los ojos vidriosos para abrazar la anhelada estatuilla dorada, hemos visto a esos actores subiendo a recoger otros premios. Repito, he dicho “por lo general” y es que este año tenemos un grave apuro a la hora de escribir el nombre del ganador del Oscar a Mejor Actor Protagonista, lo único que tenemos claro es que con toda probabilidad recaerá sobre Michael Keaton o sobre  Eddie Redmayne. Lo siento,  Benedict Cumberbatch.

Michael Keaton – Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia)

descarga

Por su veteranía, empezaré por Keaton, este actor olvidado que ha conseguido ponerse en el ojo del huracán tras dar vida a un actor olvidado, ¡vaya! Por mucho que haya leído sobre la poca relación que tiene la película sobre el actor, resulta cuanto menos curioso, aunque eso no es lo que importa. Lo principal es que Keaton consigue hacerse ver después de muchos años gracias a una interpretación tocada con varita mágica, solo ensombrecida brevemente al lado de un infalible  Edward Norton. Es, probablemente, el papel de su vida, pero ¿será suficiente?

Eddie Redmayne – La teoría del todo

theory-of-everything-slice

Al lado de Keaton, Redmayne es un auténtico novato. Sin embargo, sus últimas –y anteriores- apariciones en la gran pantalla –Mi semana con Marilyn o Los Miserables – dejan ver que algo hay. Ahora le ha tocado dar vida a un personaje real en un biopic (esas cintas que hacen que los académicos se bajen los pantalones) cosa que, aunque agradecida, no es fácil, pero cuando se hace bien… ¡oh! eso sí que es golpe de Oscar. Y no es para menos, porque Redmayne deja con la boca abierta interpretando a Stephen Hawking en La teoría del todo. Os confieso una cosa, por mucho que me gustase Keaton, yo soy del #TeamRedmayne el próximo día 22.

Benedict Cumberbatch – The Imitation Game

The-Imitation-Game-Benedict-Cumberbatch-091514-Dragonlord

Mira que es mala suerte ser la pieza angular de una película, comerte la pantalla, estar soberbio en una interpretación, que te nominen al Oscar por ello… y que haya dos actores mejores que tú compitiendo por la estatuilla. Cumberbatch paseará tranquilo de fotoboom en fotoboom sabiendo que tiene muchas menos posibilidades de recoger el Oscar el domingo que Froilán de acabar siendo Rey de España, pero al menos puede tener la conciencia tranquila y la satisfacción de un trabajo bien hecho. Él es el alma de The Imitation Game y tarde o temprano, llegará su momento.

Steve Carell – Foxcatcher

steve-carell-foxcatcher-slice

Steve Carell es uno de esos actores que se pasan media vida haciendo películas un tanto absurdas o nada destacables, haciéndonos ver que son interpretativamente planos y que un día… ¡ZAS! De repente te demuestran que saben hacer algo más. Carell pone algo más que nariz en Foxcatcher, algo que antes no nos había enseñado y que deberá sacar a relucir más veces si quiere volver a llegar hasta los ansiados Oscar de nuevo o, simplemente, para demostrar que es algo más que un virgen a los 40.

Bradley Cooper – El Francotirador

american-sniper-bradley-cooper-slice2

El bueno y guapo de Cooper vuelve a colarse por tercer año consecutivo en las nominaciones a Mejor Actor. Por inercia, algún año se equivocarán y le darán el premio a él o ¿realmente tiene méritos? Sin duda, es un actor que puede crear cierta controversia al respecto, pero lo cierto es que ha dejado fuera de la competición a un actor de la talla de Ralph Fiennes y ha recibido buenas críticas por su actuación. Aún no hemos podido ver su interpretación en nuestro país, pero este viernes llega a las pantallas lo último de Clint Eastwood y yo quiero saber qué tiene Cooper que los vuelve locos.