A una semana de la gran cita anual del cine español, repasamos las que serán las principales protagonistas de la noche por diferentes motivos. Tras el primer asalto, que tuvo lugar en los recientes Premios Feroz -los autodenominados Globos de Oro del cine español-, La isla mínima, el film de cine negro y policíaco elevado a thriller de culto se destaca como la principal favorita a arrasar en esta edición de los Premios Goya 2015. Es la más nominada de la noche, con 17 candidaturas, y tiene casi asegurado el premio a Mejor Actor, si no para Javier Gutiérrez, que ya ha recibido varios, para su compañero Raúl Arévalo, también en la contienda. El pulso entre su director, Alberto Rodríguez, y Carlos Vermut (Magical Girl) será constante durante prácticamente toda la noche.

A la zaga, con cuatro galardones frente a cinco en la gala de la crítica especializada, Magical Girl busca sorprender con una historia de personajes sombríos arrastrados por la dura realidad y de vidas cruzadas, complejos personajes y naturaleza humana en estado puro. Sus mejores bazas son un guion tan sólido como impactante y un rejuvenecido José Sacristán, referente para varias generaciones de intérpretes que vienen pisando fuerte. Bárbara Lennie, que tiene doble nominación debido a su otro rol en El niño, realiza en esta primera cinta una actuación más que digna de elogio.

A mayor distancia y con todas las de ganar como Mejor Película hispanoamericana, la coproducción con Argentina, Relatos salvajes, puede aún lograr los principales trofeos de la ceremonia y llamar la atención de la misma forma que lo hizo en Los Ángeles, donde aspira a lograr el que sería el tercer Oscar a Mejor Película de habla no inglesa de la industria cinematográfica albiceleste. Ricardo Darín y Damián Szifron, como actor y director, son también interesantes opciones para recoger un Goya, aunque nuestra Academia no es dada a premiar extranjeros nominados. Este puzle de historias independientes que tiene como nexo común la violencia y la rabia desatada que podemos encontrar en los momentos más cotidianos de nuestra vida, cuando las injusticias nos llevan a extremos alejados de los modales cívicos de una sociedad a menudo hipócrita, es capaz de entusiasmar o de provocar el mayor de los rechazos.

A remolque, Loreak perdió la principal de sus bazas cuando solo recibió dos nominaciones y quedó en el tintero el nombre de la actriz Itziar Aizpuru, una intérprete que ganó el Feroz a Mejor actriz de reparto pero que no hizo una actuación suficiente para la Academia española, en una decisión más que cuestionable. No obstante, ya es de por sí algo insólito ser una de las cinco mejores películas y únicamente tener otra candidatura, a Mejor música original, obviando también el trabajo de sus directores, José María Goenaga y Jon Garaño. La narración gira en torno a unas flores -el significado de loreak en vasco- que reciben tres mujeres diferentes, las cuales ven sus vidas alteradas por la presencia de dichos ramos, que despiertan sentimientos en ellas.

Finalmente, El niño, si se cumplen las expectativas, debería ser la decepción de esta edición, como decepcionante fue para muchos una presencia tan mayoritaria entre las nominaciones, nada menos que 16. Nadie niega los efectos especiales y un rodaje técnico tan espectacular, pero se cuestiona que un entretenimiento al que le faltan muchas cosas para ser una cinta intensa y recordable esté en las principales categorías, desbancando a la propia Loreak o a otros largometrajes como Carmina y Amén o Musarañas. En definitiva, las escenas de acción del film sobre tráfico de drogas por el Estrecho de Gibraltar, edulcoradas con un romance con muy poca química, deberían tener su recompensa justa.

 ¿Y para vosotros? ¿Cuáles son vuestras favoritas? 

.