Cuando leemos listas de las mejores películas de la historia del cine, hay una tendencia a ver títulos que se repiten como si fueran la tabla de multiplicar. Además, parece que pensar diferente a estos rankings repetitivos y tener una opinión diferente a veces nos hace parecer raros o incluso que “no sabemos de cine”. Evidentemente, para gustos colores, ¿no?

Aun así, hay siempre películas que echamos de menos en esas listas ya que películas hay muchas; sitio en las listas, no. Ahora que parece que el género negro vuelve a dar que hablar con la vuelta a la pantalla grande del remake de Blade Runner o la gran serie Fargo, creo que es buen momento para hacer un repaso al film noir, especialmente a algunas grandes películas que la crítica a veces olvida.

1. Sed de Mal (Touch of Evil) – Orson Welles (1958)

Ya, ya sé que esta peli no es una de esas olvidadas que decía. Pero si comparamos esta joya de Orson Welles con los paseos por Xanadú que nos ofrece en Ciudadano Kane, sí que es verdad que no reluce tanto. Y esta película, una de mis favoritas, tiene muchos elementos que hoy nos suenan y mucho; drogas, explosiones, policías corruptos, mucha intriga… no sé a vosotros pero a mí me recuerda a The Wire sin ese toque Baltimore, eso sí.

2. El silencio de un Hombre (Le samouraï) – Jean Pierre Melville (1967)

Alain Delon, uno de los grandes actores franceses se mete en la piel de un asesino a sueldo a la antigua. Esta película podría ser lo que algunos llaman neo film noir, aunque para mí, pasando de etiquetas, es una película que me fascinó, con una historia muy interesante y a nivel técnico perfecta.

3. Rififi (Du Rififi chez les hommes) – Jules Dassin (1955)

Esta fue una sorpresa de las grandes para mí. No conocía el tema, a los actores ni al director. Y desde entonces no puedo evitar ser fan. Esta película tiene todos los elementos de ese cine negro a la vieja usanza; filmada en blanco y negro con un ambiente delictivo, muchas sombras –tanto en la imagen como en los personajes- y una historia clásica pero bien desarrollada. Hasta el punto que Truffaut dijo de esta película que “de la peor novela que he leído, Dassin hizo la mejor película de cine negro que yo haya visto nunca”.

4. Agente especial (The big combo) – Joseph H. Lewis (1955)

Tranquilos, que no es la precuela de esas películas de Sandra Bullock haciendo de miss. En Agente Especial nos cuentan una historia de gangsters. Una de las buenas, con asesinatos, mafia, extorsión y, sobre todo, la rivalidad entre los buenos y los malos.

5. Alma en Suplicio (Mildred Pierce) – Michael Curtiz (1945)

Volvemos al problema que veíamos antes. Esta es una gran película, pero si os digo que la dirigió Michael Curtiz, mucha gente pensará que no tiene nada que hacer contra Casablanca. Pero si tenemos en cuenta que la HBO hizo hace bien poco una miniserie basada en ella, quizás algunos os planteéis darle una oportunidad. Ya sabéis que los amigos de HBO no suelen defraudar. Ah, y esta película tiene extra: ver a Joan Crowford clavando el papel de Mildred en la gran depresión… no tiene precio.

Sé que me dejo muchas y seguro que muchos de vosotros estaréis pensando en películas igual de buenas o incluso mejores… ¡así que estáis tardando en decirnos los títulos!