Kurt-Cobdian-Montage-of-Heck-movie-posterCuando Universal y HBO documentary films anunciaron la puesta en marcha de Cobain: Montage of Heck, los que en algún momento de nuestras vidas fuimos fanáticos de Nirvana supimos que, por vez primera, existía alguna posibilidad de acercarnos a la enigmática persona que fue el líder de Nirvana.

No sólo se trataba de que la HBO metiera su acertada mano en un proyecto como éste, sino que la hija de Cobain, Frances, era parte de la producción del documental, propiciando con ello un apoyo total de la familia y de la odiada viuda del grunge, Courtney Love. Sólo con pensar en el material gráfico del que dispondrían y en que, por fin, se pudieran usar las canciones del grupo como banda sonora, se me ponían los pelos de punta.

Pasados unos meses de impaciente espera, pude hacerme con una versión americana en alta definición y, después de algo más de dos horas y media, me embriagan los recuerdos. Pese a que mi interés por el grupo había hecho que viera toda clase de documentales, tradujera sus letras y comprara el diario de Cobain, siempre había tenido la sensación de no comprender su idiosincrasia. Recién despedida la adolescencia, me convencí de que se trataba de otra alma atormentada y destructiva proveniente del punk; me dije que todos aquellos posibles sentidos y profundos significados que había atribuido a sus canciones no eran más que un empeño excesivo por entender. Cobain: Montage of Heck cumplió con las expectativas en cuanto a que me permitió sentir que no estaba tan equivocado.

kurt_cobainPese a que creo que el director, Brett Morgen (también director del reciente documental sobre los Rolling Stones, Crossfire Hurricane), está demasiado presente en la narración, ha sido una experiencia magnífica disfrutar de vídeos nunca vistos de Kurt (especialmente impactantes aquellos que se sumergen en su vida privada), una excelente animación que ilustra declaraciones del protagonista y entrevistas que se atreven a arrancarte algún lagrimeo (qué majo es Krist Novoselic, cuán castigado parece el padre de Cobain y cómo se extraña la presencia de Dave Grohl).

Aunque el puzle sigue incompleto (puede que la propia personalidad de Kurt Cobain impida que ahondemos más), creo que después de ver el documental de Morgen las piezas encajan un poco mejor y la figura de Cobain deja de ser tan incomprendida.