el apostataYa hemos acabado con la cobertura del Festival de Cine de San Sebastian pero eso no significa que nos vayamos a olvidar de todo lo que hemos visto allí. Ahora lo que toca es ir comentando las películas que hemos tenido la suerte de disfrutar en él y que se irán estrenando poco a poco en nuestro país. Una de ellas es El apóstata, que llega mañana a las salas y aunque tampoco fue de las favoritas, consiguió llevarse la Mención Especial del Jurado y el Premio Fipresci.

En el film, el director Uruguayo Federico Veiroj nos cuenta la historia de Gonzalo (Álvaro Ogalla) un joven de unos treinta-y-pico que decide apostatar pero en el camino se encuentra con demasiados obstáculos, empezando por la burocracia que todo ello conlleva.

El personaje principal es un vividor con un claro síndrome de Peter Pan que sigue suspendiendo la misma asignatura año tras año en la universidad y la persona con la que más tiempo pasa es un niño de 10 años al que da clases. En este caso, la elección del actor no ha sido fortuita y el papel le viene que ni pintado a Álvaro Ogalla, que es amigo del director desde hace años y resulta ser co-guionista de la cinta, ya que está basada en su propia experiencia. También hay que decir que la naturalidad que irradia y su aspecto desaliñado representan perfectamente el caos que es su vida.

Acompañando al protagonista tenemos a Juan Calot, en el papel del obispo, y a grandes actrices de la talla de Bárbara Lennie, Marta Larralde y Vicky Peña, que se ponen en la piel de las que podríamos decir son las mujeres de su vida.

A mi parecer, esta comedia dramática, aparte de mostrar las dificultades a las que se enfrenta alguien que quiere apostatar, es una historia sobre romper con el pasado y dejar atrás relaciones tóxicas sin sentido que te impiden vivir cosas nuevas y seguramente mejores. Pero, como en todo, existen mil interpretaciones según el punto de vista de cada espectador.

Y a ti, ¿te apetece verla y sacar tus propias conclusiones?