La-NoviaHa sido nominada a 12 Premios Goya y ha arrasado en la gala de los Feroz y, sin embargo, ha pasado casi inadvertida por las salas de cine, qué pena. Pena por tratar tan mal al cine español de calidad, pena por aquellas personas que no han oído hablar de ella, pena por el público que haya querido verla en pantalla grande y no ha tenido la oportunidad, pena por todos aquellos que nunca la vean. Quizás la gala del próximo 6 de febrero  relance su popularidad al ser premiada con un puñado de cabezudos. Espero que así sea.

La novia es el segundo largometraje de Paula Ortiz, que se ha atrevido a adaptar la obra teatral de Federico García Lorca, Bodas de sangre, una historia de sobra conocida que nos cuenta el trío amoroso formado por la novia (Inma Cuesta), el novio (Asier Etxeandia) y Leonardo (Álex García). La directora narra este clásico sin desvirtuarlo, respetando la simbología lorquiana: habrá luna, caballo, cuchillos, sangre… que servirán de premonición del destino que les aguarda a nuestros protagonistas. La cineasta maña realiza un trabajo extraordinario en este film, convirtiendo fotograma en poesía y creando un drama tan bello como absorbente. Es difícil separar los ojos de la pantalla una vez te has sumergido en sus imágenes –atención a la fotografía– que son capaces de hablar y atrapan por completo al espectador. Chapó por la dirección artística.

LaNovia2Es imposible no ver que La novia es un compendio de buenas elecciones. No solo la dirección,  la adaptación –casi intacta- del guion, la fotografía y la dirección artística son un acierto, sino que a estos elementos se unen unas interpretaciones, tanto de protagonistas como de secundarios, que hacen realidad cada palabra escrita por el autor. Hay mucha pasión entre ellos, pero también la contención suficiente para no caer en la sobreactuación teatral. Qué decir de una banda sonora que rezuma tradición y el arraigo a lo popular que exhalaban las obras de Lorca, lo que sin duda ayuda sobremanera a la hora de crear la atmósfera del film.

La última película de Paula Ortiz es la mejor adaptación del clásico de la popular obra del literato granadino: fiel a su estilo, bello y cuidado. Es un cine sin complejos, valiente, que quiere ser grande y hablar a través de la composición de sus imágenes, llegando al centro del espectador a través de los ojos y el oído. La novia es una experiencia, La novia es Lorca.