¿Lo oléis en el aire? El glamour, los nervios, la alfombra roja desempolvándose… se acercan los Oscar. Otro año más nos toca preparar café para aguantar despiertos mientras vemos la 88ª edición de los premios más representativos del cine. Todas las categorías son importantes, está claro, pero el morbo que mueve el conocer cuál será la mejor película del año para los académicos es superior a todos, por algo se guarda para el final. Este año quizás no ha sido el más apasionante, cinematográficamente hablando, pero si nos encontramos con interesantes títulos entre las nominadas entre las que hay algunas favoritas, aunque no está todo dicho. Tenemos una cita el 28 de febrero.

El renacido

dicaprio

Con 12 nominaciones se postula como la favorita de la gala, pero los caminos de los académicos de Hollywood son inescrutables. Con El renacido, Iñárritu dobla la apuesta que ganó el año pasado con Birdman -¿puede jugar este aspecto en su contra?- y presenta una historia de aventuras donde la supervivencia es la quintaesencia. Sangre, sudor y lágrimas desprende su último y reinventado film donde, además de poner en práctica todas las lecciones de El último superviviente, se juntan una gran dirección, una magnífica fotografía y un gran reparto encabezado por un DiCaprio que se lo está llevando todo por su rol y por un Tom Hardy que no desaparece a su lado. ¿Su punto débil? La supremacía de lo visceral sobre lo emocional, pero ¿y eso a quién le importa?

Spotlight

spotlight-keaton-schreiber-ruffalo-mcadams-slice

Quizás se esperaba de Spotlight una denuncia salvaje de los casos de pederastia que han surgido en torno a la Iglesia –que la hay- y no tanto una reivindicación al periodismo de investigación. De ahí que se puedan entender las críticas hacia el film que lo tachan de un tanto descafeinado y que no profundiza. Sin embargo, el film de Thomas McCarthy es realmente absorbente y elegante, huye de la polémica y el morbo de forma directamente proporcional en la que se centra en el trabajo de un grupo de personas que luchan por destapar una verdad con todo el esfuerzo, frustración y enemigos que eso acarrea. Encabezada por un magnífico reparto, puede que sea una de las mayores competidoras de la cinta favorita si los académicos prefieren apostar por una película algo más convencional.

El puente de los espías

bridge-of-spies-tom-hanks-slice-600x200

Es tan conocida la animadversión hacia Spielberg en estos premios que podría apostar mi mano buena a que El puente de los espías no tiene ninguna posibilidad de triunfar en esta categoría. Tampoco es que tenga méritos para ello, hay mejores cintas nominadas y tampoco es el mejor título del director. El mayor de los respetos se merece un guion firmado por los Coen, pero el hedor patriótico que desprende este drama contextualizado en la Guerra Fría empalaga demasiado, así como ciertos vicios cinematográficos de los que peca y su indiscutible maniqueísmo. Con todo, no se puede negar que es un largo muy bien realizado, donde la fotografía es la reina y Mark Rylance es el rey y en el que, pese a todos sus defectos, puede encontrarse algo de diversión.

La habitación

_1452484365

Es una de las dos producciones irlandesas que se han colado en la lista de nominadas y, como la mayoría de las cintas de su director, Lenny Abrahamson, podría resultar una apuesta muy interesante y diferente. Aunque, si somos sensatos, sabremos que tiene pocas posibilidades de dar el campanazo. No obstante, merece ser reivindicada como un inquietante drama, capaz de crear una atmósfera asfixiante a la hora de contar una historia incómoda, pero tratada con mucha clase. Una autentica disección psicológica de sus personajes, en los que brillan una casi ganadora del Oscar a Mejor Actriz, Brie Larson y su joven compañero, Jacob Tembley. Si algo conseguirá La habitación, es abrirles el camino al estrellato.

Mad Max: Furia en la carretera

mad-max-fury-road-slice-600x200

Aupada por la crítica, El renacido mira casi de reojo a la cuarta entrega de la mítica saga de George Miller. José Luis Garci ha admitido que ha sido la cinta a la que ha dado su voto, aunque él cree que no ganará. Sea como sea, la última de Mad Max cuenta con una gran dirección y un excepcional montaje –obra de la propia mujer de Miller, que quería que su film no fuese la típica película de acción- donde la diversión está servida. Sin duda, esta road movie con cierto aire punk apunta alto a la hora de poner en el centro de su historia a un grupo de mujeres que se opondrán a la tiranía de un sistema patriarcal. Una oda al feminismo y al matriarcado que se agradece en plena crítica al machismo existente en el mundo del cine. No debemos quedarnos aquí, el siguiente paso a dar es que, si puede ser, no todas las protagonistas sean modelos. Gracias.

Brooklyn

brooklyn-saoirse-ronan-emory-cohen-slice

La segunda producción irlandesa en optar al Oscar. No está nada mal, ojalá se convierta en racha. Sin embargo, si un drama tan profundo como La habitación tiene pocas opciones, Brooklyn tiene aún menos pese a ser la elegida en los BAFTA como el Mejor Film Británico del año. Las razones para pensar en sus pocas posibilidades recaen en que, pese a ser una cinta agradable y emotiva que retrata muy bien la nostalgia y las inquietudes de una joven emigrante que se ve atrapada entre su vida de siempre en su Irlanda natal y los lazos que ha conseguido construir por sí misma. Sin embargo, pese a su sensibilidad, da la impresión de que de alguna u otra forma esta historia ya hemos visto muchas veces.

Marte

Martian-Bandeau

Mezcla en una cacerola un poquito de Salvar al soldado Ryan, añade otro tanto de Interstellar o Gravity, ponle una guinda de El renacido y aderézalo todo con un poquito de McGuiver. Tapa, agita y vacía de contenido emocional. Decóralo con unos chistes y un reparto de caras conocidas, sin mesura. Así es como se prepara Marte, el último largo del irregular Ridley Scott, una aventura espacial en la que prima la supervivencia y apunta al entretenimiento puro y duro. Todo está hecho para agradar: da igual que existan lagunas o que pueda resultar inverosímil en ocasiones o que sea bastante previsible ¿a quién le importa si consigue tenernos pegados a la pantalla durante todo su metraje? Es por eso que Marte solo será recordada como “una más”, nada excepcional. Es lo que tiene tratar al espectador como un mero consumidor de historias épicas sin ganas de hacer un esfuerzo intelectual.

 

La gran apuesta

the-big-short-slice-600x200

Adam McKay juega a ser Scorsese en su última película en la que pone el foco en uno de los aspectos menos conocidos de la última crisis económica evitando más comparaciones de las necesarias con El lobo de Wall Street. Haber ganado el Premio del Sindicato de Productores la avala como una de las favoritas pues, históricamente la cinta que se ha alzado con este galardón acaba llevándose el Oscar, pero siempre existen excepciones a las reglas y La gran apuesta no tiene todas consigo. A su favor tiene una narración y un montaje frenético al que se añade un humor hiriente que tiene ocupado al espectador, quitándole peso a un guion enrevesado y complicado, no apto para amateurs en cuestiones económicas al que le costará diseccionar –y asimilar- qué está pasando. Una idea fácil de comprar y más con  el reparto de estrellas de la actuación con las que cuenta, entre las que se encuentra su productor, Brad Pitt, que ya se llevó el gato al agua con 12 años de esclavitud.

Y tú, ¿por cuál apuestas?