narcos-season-2-promoEl pasado 2 de septiembre Netflix volcó en su exitosa plataforma la segunda temporada de Narcos, la última en la que podremos disfrutar de las hazañas del narcotraficante colombiano Pablo Escobar –sí, la historia es el mayor spoiler, decían en la promoción de la misma-. Tras el éxito de la primera temporada, las expectativas estaban por las nubes y nadie esperaba un final poco glorioso para una serie que se ha vuelto viral. Pues bien, se puede afirmar que se han alcanzado los objetivos con éxito o, como diría El Patrón, les ha quedado una seriecica muy bacana.

“Este es el malo, ¿no?”, me preguntó mi madre después de ver una escena protagonizada por un famoso policía (sí, policía) de la trama de la segunda temporada. Y es que si algo tiene Narcos es la ruptura del maniqueísmo a la hora de abordar la historia del narcotráfico que vivió Colombia. Al igual que Pablo Escobar era implacable y cruel en cuestiones de negocios, también se le refleja como una persona familiar y con sentido del humor. Por otro lado, en el intento de acabar con una lacra que sangraba el país, la policía y autoridades no siempre usaron métodos legítimos.

Esto no es nuevo, pues ya se anticipa en la primera temporada. Sin embargo, no tiene esta comparación con la recién estrenada. Para empezar, nos encontramos un con lapso de tiempo mucho más corto en el que tanto el Cartel de Medellín como su capo se verá cada vez más cercado por la policía, dando paso a una línea argumental mucho más dramática, en la que tiene mucho más peso los sentimientos y el círculo más cercano a Escobar. Brotará de ello una tensión hitchconiana que nos hará sufrir por los más bandidos. Por supuesto, sigue habiendo lugar para los trapicheos y la acción, para la plata y el plomo.

¿Debe continuar Narcos sin Pablo?

narcos-3En los nuevos capítulos de la serie hemos conocido a otros personajes que han sobrevivido al patrón y que, parece ser, construirán la trama de las ya confirmadas tercera y cuarta temporada. Sin embargo, con la desaparición del paisa la serie se queda huérfana de un protagonista carismático, brillantemente interpretado por Wagner Moura, y eso no lo resiste cualquiera. Si echamos un ojo a los primeros trailers que está lanzando Netflix, todo apunta a que el futuro foco se pondrá en el Cartel de Cali y en su  líder Gilberto Rodríguez Orejuela (Damián Alcázar).

Supongo que no podremos ser juzgados por nuestro escepticismo los que pensamos que esta  futura continuación de la trama no funcionará igual sin Escobar. No obstante, habrá que dejar a los guionistas el beneficio de la duda y permitir que, de nuevo, nos sorprendan.

Si la primera temporada de Narcos era pura acción y épica, la segunda es todo tensión y drama y, aunque mantiene los beneficios adquiridos (actuaciones, localización,fotografía…), da un paso más a la hora de narrar la historia de Escobar. Quizás sea él el único que no cambia pues, aún cercado por la policía y la DEA, El Patrón sigue siendo muy pilas.

Y a tí, ¿qué te ha parecido la segunda temporada de Narcos?