cartel de la pelicula secuestroLa película Secuestro llegaba hace muy poco a nuestras salas prometiendo ser uno de los estrenos de la temporada. Este largometraje patrio que ha paseado su tráiler hasta la saciedad por las cadenas de televisión está dirigido por la también actriz Mar Targarona.

En su segundo trabajo como realizadora en la gran pantalla, la barcelonesa se atreve con un thriller en el que Patricia (Blanca Portillo), una abogada sin escrúpulos, verá cómo su vida da un giro cuando su hijo es secuestrado en la puerta del colegio. Más tarde aparece y dice haber sido secuestrado por un hombre que, ante la falta de pruebas, queda en libertad. La protagonista se siente insegura y tiene miedo de que el supuesto raptor pueda hacerle daño a su hijo. A partir de ahí, todo irá a peor. Una serie de sucesos y giros irán complicando la situación cada vez más, hasta llegar a un final totalmente imprevisible. Imprevisible, no quiere decir necesariamente malo, pero en este caso lo es.

Cuando las buenas interpretaciones no salvan una película

Es difícil encontrar una película en la que Blanca Portillo no brille. Esta producción no es una excepción. El problema de este film no está en elenco, ya que cada uno de ellos aporta credibilidad a sus personajes y actuaciones, pero esto no es suficiente para que una película funcione.

blanca portillo en la pelicula secuestroTargarona, pese a hacer un trabajo de dirección bastante decente, falla en los giros de la historia. El hecho de que ocurran cosas inesperadas pueden hacer que una película se desmarque dentro del género, pero en esta ocasión hace que resulte un trabajo poco creíble, que ha querido hablar de muchos temas actuales y se queda en la superficie de todos ellos, llegando a un final que deja frío al espectador.

En definitiva, estamos ante una cinta que empieza a muy buen ritmo, pero cuando va avanzado, van apareciendo distintas subtramas, algunas de ellas demasiado forzadas y que restan puntos a la nota final del filme. Si vas con mucho hype a ver la película Secuestro, te vas a estrellar. Quien avisa no es traidor.