Ya está, se acabó la Navidad. Una vez más dejamos atrás las comilonas, los turrones, las compras, las reuniones familiares y todo lo que eso conlleva. Eso sí, en Quién te ha visto y quién TV no queríamos despedir el año y estas fiestas sin ofreceros un último regalo: nuestra recopilación anual de escenas preferidas. Como venimos haciendo desde hace un par de años, al llegar estas fechas, los redactores de este modesto portal nos juntamos para contaros cuáles han sido las secuencias que han conseguido llegar a conmovernos de manera especial. No hace falta que os cuente lo difícil que nos resulta esta tarea porque, como podéis imaginar, en este último año hemos visto mucho, mucho, mucho cine…

Mejor escena de cine 2016 para Bea Muñoz: ‘Girls Just Want to Have Fun’, de Anomalisa

Charlie Kaufman lo ha vuelto a hacer. Si ya nos tocó de pleno con genialidades como Cómo ser John Malkovich o la maravillosa Eternal Sunshine of the Spotless Mind (me niego a escribir su penoso título en español), con Anomalisa ha logrado cautivarnos de nuevo y llegar al fondo de nuestro corazoncito. Esta historia realizada en stop motion sobre seres perdidos que se encuentran, la insatisfacción de la vida y la incapacidad para conectar, llega a un momento de intensa conexión entre almas con este segmento musical, cuando el personaje de Lisa le canta a nuestro protagonista el temazo ‘Girls Just Want to Have Fun’, toda una oda a la liberación de la mujer. Un momento íntimamente humano y profundamente emocionante. I want to be the one who walks in the sun…

Mejor escena de cine 2016 para Cristina Pérez: ‘Rock and Roll is a Risk’ de Sing Street

Si bien John Carney ha conseguido hacerse un nombre en el mundo del cine gracias al propio sello personal que ha desarrollado, es probable que Sing Street no haya sido una de las películas más taquilleras de este año, pero estoy segura de que ha sido una de las mejores películas que han podido estrenarse este año. Ambientada en el Dublín de los 80, sentimos la nostalgia adolescente de la mano de Connor, un joven que forma una banda de rock por amor. La búsqueda de la identidad personal sería uno de los temas principales del film de Carney, sin embargo, vivimos influidos por nuestro entorno, por eso he elegido esta escena de la cinta en la que Brendan, el hermano de Connor, le da una verdadera lección de rock que podrá ser extrapolable a su vida. Porque la vida también es un riesgo que merece la pena correr.

Mejor escena de cine 2016 para Javo GL: La intro de Deadpool

Aunque siempre es difícil elegir sólo una, este año me ha resultado especialmente interesante la película del Merc with a mouth, el bocazas por excelencia, por muchos motivos, pero sobre todo por su capacidad de reírse de sí mismo. Ya van unos añitos en los que se echa en falta originalidad, nuevas cosas que contar y nuevas formas de contarlas y creo que en los créditos de la película de Masacre o Deadpool -como prefiramos- queda clarísimo desde el primer momento que es una historia de superhéroes (o antihéroes, mejor dicho) pero desde luego la forma de contarla no es la misma. Desde la fotografía, los créditos en sí mismos hasta las referencias a otras películas – sobre todo a la innombrable Linterna Verde del mismo Ryan Reynoldstodo en esta escena crea un ambiente que no hace más que mejorar y mejorar lo que, en mi opinión, es una de las mejores películas del año. Y pensar que casi se queda fuera de la película por razones de presupuesto…

Mejor escena de cine 2016 para José Javier Martínez: La persecución de Que Dios nos perdone

El 2016 ha sido un año de gran calidad para el cine español: Tarde para la ira, El hombre de las mil caras, Un monstruo viene a verme, 1898: Los últimos de Filipinas… Con los Goya más caros que nunca, este año me ha sorprendido gratamente otro film: Que Dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen, un thriller policíaco capaz de mantenerte en tensión y de hacer que te plantees qué diferencia a unos teóricos héroes de un villano. Una de las escenas más destacadas del film es la ya famosa persecución que unos brutales Antonio de la Torre y Roberto Álamo emprenden por Madrid para atrapar al principal sospechoso, que se ve interrumpida para reanudarse después de que el segundo divise al objetivo tras subirse al techo de una furgoneta. Lo que puede parecer una escena normal conlleva una dificultad especial: rodaje al aire libre, en pleno centro abarrotado de la capital, recreación de la visita del Papa a Madrid, una gran cantidad de extras cruzándose entre los protagonistas e interactuando con ellos… Una gran cantidad de ingredientes que alcanzan su clímax en el metro de Madrid, sembrando el miedo y la incertidumbre entre unos turistas que solo ven abuso policial. En definitiva, uno de los platos fuertes del cine español que os dejará sin aliento con su final.

Mejor escena de cine 2016 para Oscar Bouzas: La escena final de Rogue One (sin spoilers)

Rogue One es una película que empieza y acaba. Por muy obvio que parezca, este pequeño spin-off del universo Star Wars es un auténtico oasis en medio de la tormenta de secuelas y sagas que padecemos últimamente. Y es que tanto cliffhanger con finales inconclusos termina quemando hasta al apuntador. Sin embargo, y aunque la trama argumental hubiese sido mala -que tampoco es el caso-, ESE guiño de la última escena hubiese amortizado con creces el coste de la entrada de cine. Además, y por desgracia, ha supuesto un homenaje en vida a este fatídico 2016 para todos los amantes de Star Wars en particular, y del cine en general.

Mejor escena de cine 2016 para Sara Hermoso: El inicio de Arrival (La llegada)

Aún se me ponen los pelos de punta cada vez que pienso en lo que sentí la primera vez que vi Arrival. Recuerdo que estaba en el Festival de Cine de San Sebastián, en la cola para entrar a la sala del teatro principal, y pensaba “¡Qué pocas ganas de ver esta americanada de extraterrestres!”. Sin embargo, veía a todo el mundo tan emocionado con ella que decidí darle una oportunidad. ¡Y menos mal que lo hice! Fue empezar a sonar las primeras notas de esa maravillosa obra de arte compuesta por Max Richter y sentir que no quería moverme de esa butaca nunca más. A medida que el metraje avanzaba, no hacía más que confirmar lo que parecía intuir desde el principio: Denis Villeneuve se ha marcado un film redondo y en mi opinión, una de las mejores películas de los últimos tiempos.

Y vosotros, ¿os animáis a contarnos esas escenas que más os han tocado la patata en 2016?